Hace 28 años que murió Luisito Rey, el padre de Luis Miguel, pero este hombre sigue dando de qué hablar.

Tras la primera temporada de “Luis Miguel, La serie”, Luis Gallego Sánchez se convirtió en el enemigo número 1 de Latinoamérica, debido a todas las barbaridades que cometió en contra de su hijo y su familia, en su camino por convertirlo en una estrella de la música.

Ahora, se ha hecho viral un audio en el que se escucha al también excantante y manager de “El Sol”, hablar de su vida durante el proceso de grabación del que sería su último disco: “Luisito Rey / 10 Hits”.

Esto sucedió dos meses antes de su muerte, ocurrida en Barcelona, el 9 de diciembre de 1992.

Te puede interesar: Anciana en México pide que la rescaten de su familia al momento de ser vacunada

Aunque esta grabación que fue publicada por la periodista Claudia de Icaza hace unos años, el estreno de la temporada 2 de la bioserie de Luis Miguel ha reavivado el interés sobre cómo fueron las últimas semanas de vida de su padre.

Luisito Rey no se arrepintió de nada de lo que hizo

Hay quienes señalan que es lógico que cuando una persona se encuentra en agonía, pueda llegar a arrepentirse de sus errores; sin embargo, ese momento de reflexión nunca llegó para el padre de Luis Miguel.

En el audio revelado se escucha a Luis Rey, con una voz bastante débil, hablar sobre las esperanzas que tiene de conquistar los escenarios de América con su nuevo disco:

“No hay nada en el mundo más hermoso que cuando se tiene fe, no hay nada que pueda hundir el barco, ni la mayor tempestad. La rosa de los vientos nos sobra, no la vamos a necesitar. Tenemos algo en nuestras manos, la credibilidad. Este barco no se puede hundir… Vamos a cruzar el Atlántico para hacer algo que posiblemente hace 500 años alguien hizo algo similar sin música. Por eso se confundieron, pero llegaron a puerto”, indica en la grabación.

Pero esto no es lo más revelador del audio, sino que en uno de los temas del disco, No me arrepiento, el padre del cantante revela que no siente remordimiento por nada de lo que había hecho en su vida:

“No me arrepiento. Sí, sé que he sufrido un poco, los amores que me dieron muchas veces me engañaron… siento. Y es mejor sentir amor aunque sea porque haya dolido, el dolor es el tributo que se paga en esta vida por vivir las cosas bellas de la vida que haya. No me arrepiento ni de mis noches ni mis días, porque mi vida es solo mía. Acaso alguien ha gritado para pagar mis pecados si solo yo sembré mi huerto. Tan solo mío es el rendimiento y en el balance de mi vida, no me arrepiento”.

Esto deja en claro que Gallego Sánchez jamás sintió remordimiento por ninguna de sus acciones.

Publicidad