Por primera vez en su reinado, el monarca Carlos III del Reino Unido, fue captado con la famosa ‘Caja Roja del Rey’, la cual es un estuche que contiene documentos que solo puede ver el monarca.

El nuevo monarca recibió el icónico estuche, que en su tiempo recibió durante todos los días de su reinado su antecesora y madre, la reina Isabel II.

Carlos III fue fotografiado realizando trabajo gubernamental oficial en la Sala que data del siglo XVIII en el Palacio de Buckingham.

Anuncios

Solo en Navidad, Isabel II no recibía la famosa caja, la cual contiene documentación de los ministros de gobierno de la Gran Bretaña junto con documentos de las autoridades de la Commonwealth.

Te puede interesar: Los enfados de Carlos III, el primer problema de imagen para el nuevo rey

La fotografía tomada por Victoria Jones de la agencia británica Press Association, fue publicada este viernes por la noche, aunque fue tomada el pasado 11 de septiembre, días después de la muerte de la reina Isabel II, la cual ocurrió el 8 de septiembre en Balmoral.

Cuando Isabel II alcanzó los 70 años en el trono del Reino Unido, el Palacio de Buckingham publicó una imagen de la monarca sentada con su caja roja, tomada en el salón Sandringham House, donde tradicionalmente pasaba estos aniversarios.

Carlos III se ve en esta primera imagen en un escritorio dorado, alcanzando algunos papeles, incluido uno atado con una cinta, mientras en el fondo se puede ver una foto de sus padres.

La firma británica Barrow Hepburn y Gale confirmó previamente que las cajas rojas para el rey estaban produciéndose y un portavoz de la empresa dijo que el monarca recibiría inicialmente más de seis cajas rojas que llevarán la nueva cifra real.

Cada una de las cajas tiene su candado codificado y se cree que que el color es porque era el tono favorito del príncipe Alberto, consorte de la reina Victoria.

Otra versión se remonta a finales del siglo XVI, cuando el representante de la reina Isabel II, Francis Throckmorton le entregó al embajador español, Bernardino de Mendoza, un maletín rojo lleno de morcillas.

Ahora se cree que el rey se hospedará en su casa en Birkhall, en Escocia, para comenzar su nueva encomienda y llorar en privado a su madre, después de 10 días de luto nacional en el Reino Unido.

Publicidad