Una niña de 10 años, víctima del tiroteo ocurrido el pasado martes en una escuela primaria de la ciudad de Uvalde, en Texas (EE.UU.), está siendo recordada como una heroína por los medios estadounidenses.

Amerie Jo Garza fue una de los 19 niños asesinados durante el tiroteo en la escuela primaria Robb Elementary, que, además, dejo a dos maestras fallecidas.

La abuela de la menor, Berlinda Irene Arreola, comentó al medio The Daily Beast que Amerie intentó llamar al número 911 (emergencias policiales en Texas) cuando el agresor, Salvador Ramos, irrumpió en el salón de clases anunciando “ustedes van a morir” mientras disparaba a todos los presentes, según relato de los sobrevivientes y las autoridades.

Anuncios

Te puede interesar: Tiroteo en escuela de Texas deja 14 niños muertos

“[Amerie] tenía su teléfono y llamó al 911. Y en lugar de agarrarlo y romperlo o quitárselo, le disparó. Estaba sentada justo al lado de su mejor amiga. Su mejor amiga estaba cubierta de sangre”, dijo.

En ese instante la niña también fue alcanzada por una bala y murió de inmediato en el lugar, indicó Arreola.

“Mi nieta fue asesinada a tiros por tratar de llamar al 911, murió como una heroína, tratando de obtener ayuda para ella y sus compañeros de clase”, escribió Arreola en un mensaje de texto al medio.

La abuela recuerda a Amerie como una niña muy inteligente y siempre dispuesta a ayudar a sus compañeros. “Ella era súper extrovertida. Tenía un corazón generoso. Siempre estaba allí para echar una mano a cualquiera. Se convirtió rápidamente en la favorita de los profesores”, expresó.

El día del tiroteo, su familia pasó más de siete horas esperando noticias de la menor, que estuvo desaparecida tras el tiroteo.

La primera persona en enterarse de la muerte de Amerie Jo Garza fue su padrastro, Ángel Garza, quien dijo al medio ABC News que tras reunirse con alguaciles, por la noche, le informaron que su hija había fallecido.

Esa misma noche, en una publicación de Facebook (red social perteneciente a la compañía Meta, calificada como organización extremista y prohibida en Rusia), publicó un mensaje desolador anunciando la muerte de Amerie, que dos semanas antes había cumplido los 10 años.

“Gracias a todos por las oraciones y la ayuda para tratar de encontrar a mi bebé. Ella ha sido encontrada. Mi pequeño amor ahora vuela alto”, escribió.

El tiroteo ocurrió a las 11:30 (hora local) del martes 24 de mayo, cuando Salvador Ramos, de 18 años y estudiante de secundaria en la misma localidad, estrelló su coche fuera de la escuela y corrió hacia el edificio. El atacante, que fue abatido por las fuerzas del orden, también había disparado a su abuela antes de dirigirse al lugar de la masacre.

Publicidad