Agustín Basilio de la Vega

Este fin de semana, miles de ciudadanos (no los partidos políticos) en las principales ciudades de México realizaron caravanas para pedirle al presidente López que renuncie ante los malos resultados de su gobierno  en materia de seguridad, economía y salud entre otros aspectos. 

Las cifras oficiales son contundentes. En 18 meses, la una cuarta parte del sexenio de la  4T, la inseguridad se ha incrementado como nunca: el  2019 es el año más violento superando los 35000 muertos y el pasado mes de abril rompió el record de 2,500 muertos.  La desaparición de la Policía Federal y la creación de la Guardia Nacional no han dado el resultado esperado al grado que el gobierno ha ordenado al Ejército y la Marina seguir en las calles.   

La economía disminuyó en 2019 -0.1 % y se estima que en este año 2020 la reducción podría ser entre 8% y el  20% lo que ha motivado que el presidente diga que no es importante medir el crecimiento de la producción de bienes y servicios y que es mejor medir la felicidad de las personas ante la imposibilidad de cumplir su promesa de crecer 4% cada año. Desde la cancelación del Nuevo Aeropuerto de la ciudad de México, la administración de la 4T ha tomado medidas en contra del libre mercado, la certeza jurídica y la confianza de inversionistas agudizando el desempleo.

La crisis de salud en México es muy grave por la falta de recursos, insumos y personal, situación  provocada, entre otras cosas, por el desmantelamiento del seguro popular, la austeridad y la falta de pruebas para detectar el Covid_19. Al momento de escribir estas líneas han muerto en México cerca de 10,000 personas por la pandemia, sin contar los fallecidos por neumonía atípica y México se encuentra en el pico de la curva de contagios. Pese a esto, se ha decretado el fin de la sana distancia y el presidente anuncia que reiniciará sus giras.

Por éstas y más razones, muchos mexicanos quieren que el presidente renuncie. Pero… ¿qué pasaría si eso ocurriera? Quizás se agrave la crisis. Hay opiniones de otros mexicanos en el sentido de que lo deseable es que corrija el rumbo económico, social y político el gobierno y apelan, en todo caso, a la salida institucional, o  sea, poner con votos un contrapeso efectivo en el 2021 en la Cámara de Diputados para frenar la hegemonía de Morena y los caprichos del presidente López.

En algo ambas posiciones coinciden:   México debe ser salvado de la destrucción y del populismo diletante pues cada hora día entran 1300 mexicanos en la pobreza. ¿Qué es más probable que ocurra? Que renuncie Amlo, que corrija su forma de gobernar o que los ciudadanos de manera masiva voten en el 2021 por diputados que enfrenten y detengan las ocurrencias del presidente y sus cómplices que alejan la inversión, destruyen las instituciones y aumentan la pobreza.

En lo personal felicito la civilidad y arrojo de todos aquellos que de manera pacífica le piden la renuncia, creo que no lo hará pero en el año 2021 esa energía de los mexicanos se convertirá en votos para evitar el derrumbe definitivo del gran país que es México.  Twitter @basiliodelavega  1 de junio del 2020.  

Publicidad