Agustín Basilio de la Vega

El pasado domingo se realizaron las elecciones en México y millones de ciudadanos acudieron a las urnas para expresar si querían que siguiera el actual gobierno totalitario o se virara hacia una mejor democracia. Los resultados del conteo rápido (un ejercicio matemático que pronostica los posibles resultados) no representan la realidad sino una aproximación porque no contabiliza todos los resultados de las casillas electorales, sino una muestra.  

Tampoco el PREP (programa de resultados preliminares) llega a contabilizar el 100% de las mesas instaladas. De hecho, se ha observado que existen casos de mala captura de resultados por lo que las actas y las sábanas de resultados no coinciden.

La finalidad del conteo rápido y del PREP es cumplir con los principios de máxima publicidad y transparencia que deben regir posteriores a la jornada electoral; el cómputo oficial de las casillas se empezará a realizar hasta el próximo miércoles 5 de junio acta por acta y ante la presencia de los representantes de todos los partidos.Hasta después de concluido dicho trabajo, se tendrán los resultados oficiales. Este cómputo es el más importante y difiere tanto del conteo rápido como del PREP porque es más exacto. 

Anuncios

El cómputo oficial cumple con los principios de certeza y de legalidad pues en los consejos distritales se revisa acta por acta y se contabilizan absolutamente todos los votos, sin embargo, no es el resultado definitivo ya que pueden subsistir anomalías de buena o mala fe por lo que a partir del 9 de junio inicia la etapa jurisdiccional del proceso que concluirá en octubre con la calificación de la elección después de que los tribunales conozcan las inconformidades de los actores electorales. Esta última etapa cumple con los principios de justicia y definitividad.

Tardará por lo tanto semanas concluir los trabajos post electorales y saber objetivamente la composición exacta de las cámaras de diputados y senadores mientras tanto, es importante reconocer a los ciudadanos electores, funcionarios de casilla, a servidores públicos tanto del INE como del OPLE y a los representantes de partidos políticos su servicio a México durante la jornada electoral.

La degradación de la democracia mexicana es una realidad pues el gobierno realizó una campaña a favor de su partido desde el presidente hasta funcionarios de menor rango que obligaron y amenazaron a empleados públicos para que fueran a mítines so pena de correrlos del trabajo.

También chantajearon a los beneficiarios de programas sociales de quitares sus ayudas económicas si no votaban por morena y abusaron de la necesidad de los más vulnerables. El gobierno además usó recursos públicos para promover sus candidatos. En cambio a los partidos les quitó el financiamiento público estatal por lo que casi no pudieron hacer campañas. 

También los recortes irresponsables al presupuesto del INE afectaron su funcionamiento pues se reflejaron en la improvisación de la capacitación, selección de funcionarios y de actividades sustantivas de la elección como la mala captura del PREP.

México está de regresó a la época de los años setenta, del carro completo y del partido de estado, hoy somos una democracia híbrida porque ganó el voto del miedo y perdimos vida, verdad y libertad. La historia nos enseña que la democracia puede convertirse en puerta de entrada para los populismos totalitarismos pero la mayoría de los mexicanos no quisimos  estudiarla y menos aprender de ella. 

X @basiliodelavega                                                             

Publicidad