Agustín Basilio de la Vega

La expectativa que generó de cambio en la gobernanza y eficiencia del Estado de Veracruz al asumir la gubernatura un ingeniero en el año 2018 se esfumó al momento que declaró que sería “una realidad el Tren ligero de Coatepec-Xalapa-Banderilla-Rafael Lucio” pues no consideró las implicaciones técnicas, económicas y sociales que ese proyecto conceptual implica. Al principio de su administración, no faltaron los que aplaudieron esa noticia no obstante que no existían ni existen estudios previos, proyectos ejecutivos y ni los permisos que se requieren para una obra de esa envergadura.   

Después de cuatro años de su gestión y analizar la realidad del Estado, así como su cuarto informe de gobierno, es fácil confirmar que el Gobernador Cuitláhuac llegó al poder por el “efecto Amlo” y no por sus conocimientos de administración pública, destrezas como ingeniero o habilidades en materia económica o empresarial. Hasta el propio presidente de la República tuvo que desechar de una vez por todas esa ocurrencia del “tren ligero” y eso que es promotor de peores en otras entidades federativas. 

El tiempo perdido por los veracruzanos con este gobierno es imposible de recuperar y para ejemplificarlo basta observar que las últimas carreteras de altas especificaciones construida por el Gobierno Estatal fueron el libramiento de Plan del Rio y el libramiento de Cardel concluidos en 2006 y 2017 respectivamente pertenecientes al Corredor del Altiplano.  Desde entonces, la SIOP (secretaria de Infraestructura y Obras Públicas) ha dejado de coordinarse con la SCIT (antes Secretaría de Comunicaciones y Transportes) para planear, gestionar y construir nuevas obras de infraestructura como lo son las autopistas que tienen un gran impacto regional y favorecen la inversión productiva.

Anuncios

Si no fuera por las autopistas licitadas por el gobierno de Peña Nieto y que están modernizando el eje Veracruz-Monterey-ramal a Matamoros en sus tramos Martinez de la Torre-Tuxpan y “Laguna Verde-Martinez de la Torre”, no habría ninguna obra importante en el estado de Veracruz. 

La cuarta transformación ha representado un enorme bache en materia de construcción de nuevas carreteras lo que ha incidido en la caída abrupta de la industria de la construcción, la pérdida de empleos en dicho sector y ha ubicado a Veracruz en los últimos lugares de crecimiento económico.   

En el Plan veracruzano de desarrollo se propuso y no se han cumplido, la rehabilitación de carreteras y la construcción de nuevas, pero la SIOP, reporta sólo una cantidad ínfima de acciones de 2 o 3 Km. sin ningún impacto en la competitividad del Estado. 

En el Cuarto Informe, se dan cifras a todas luces insuficientes: “Se contrataron 147 obras: 57 terminadas y 90 se encuentran en proceso”, mas adelante reconoce: “Se realizaron 21 estudios y proyectos por un monto de 38 millones 874 mil 792 pesos, con el objetivo de beneficiar con obras de infraestructura a 16 municipios” ¡para una entidad con 212 ayuntamientos! (página 35 del informe ejecutivo).  Se trata de los resultados más pobres en 30 años en proporción a la creciente población y sus necesidades.

Estos datos explican la caída en el servicio de la red estatal de carreteras del Estado de Veracruz ya que sólo han atendido ¡Menos del 5% del total de la red carretera estatal! ¿Por qué no gestionan recursos? porque todo indica que no hay planeación estratégica y no ha generado confianza este gobierno para que Inversionistas participen en proyectos de Asociaciones Público-Privadas.

En conclusión, ni tren ligero, ni autopistas nuevas, ni mantenimiento de carreteras y ni construcción de caminos rurales. El gobierno del “ingeniero” pasará a la historia sin resultados en materia de infraestructura, pero eso sí, como un buen promotor de la refinería Dos Bocas en Tabasco que engulle recursos que bien podían usarse en muchas otras entidades como la de Veracruz. 

Esperemos que, en los dos últimos años, su gabinete y equipo lo ayuden al menos a planear y proyectar las obras imprescindibles de infraestructura que reviertan el -6% obtenido en este último año en el sector industrial de acuerdo con las cifras reportadas por INEGI. 

Twitter @basiliodelavega

Publicidad