Agustín Basilio de la Vega

La invasión a Ucrania por parte de Vladimir Putin devela ante el mundo –y en especial a los países latinoamericanos– graveserrores que conviene estudiar para corregir prácticas gubernamentales que hacen fracasar a los países en conseguir el biencomún.  La verdad sí existe y se puede encontrar, pero es necesario esforzarse para acercarse lo más posible a ella.

¿Por qué Rusiasiendo una potencia militarno ha tenido éxito en su ataque a Ucrania? Ya han pasado prácticamente tres meses y lo que parecía una “operación militar” que se esperaba se resolviera en días le ha costado al régimen de Putin el 30% de su capacidad bélica de acuerdo con lo que han analizado diversos expertos.

Lo anterior tiene varios componentes, pero los más importantes, son los modelos políticos y económicos que imperan en ese país. Después de la caída de la URSS por su incapacidad de mejorar la vida de sus habitantes, Rusia inició una transformaciónpolítica y económica para modernizarse, pero no logró consolidar una auténtica democracia ni una economía de mercado entoda forma.

Anuncios

En lo político, Rusia es gobernada prácticamente por un “zar”. Putin está al frente del poder de la Federación Rusa desde 1999, cuando fue electo primer ministro; de 2000-2008, presidente; de 2008-2012 nuevamente pimer ministro, y en la actualidad, presidente desde el 2012. El año pasado aprobó una ley que le permitirá ser reelecto hasta el 2036. Hasta el momento ha gobernado a su país por dos décadas.

A pesar de que se ha transformado la economía de ese paísaún se conserva una enorme intervención del Estado en diversosámbitosincluyendo el militar, pero en la realidad se puede observar el resultado de ese estatismo o dirigismo, pues los tanques, vehículos militares, helicópteros, aviones y en general todo el armamento ruso que muestran en los desfiles y propaganda es obsoleto y está en malas condiciones.  

El principal error de Rusia es que su arsenal se fabricadesde el 2007en una empresa estatal denominada Rostec (State Corporation for Assistance to Development, Production and Export of Advanced Technology Industrial Product Rostec ) que integra a más de  700 empresas  de la industria para la defensa y sectores civiles.  Las democracias occidentales, por su parte, cuentan con armas fabricadas en empresas privadas como Lockheed Martin, Boing, Northrop Grumman, BAE Systems, Leonardo, Thales, Airbus, General Electric, Rolls-Royce, etcétera.

Lo anterior explica por sí solo la impotencia de los equipos militares rusos ante las pequeñas pero modernas y eficientes armas europeas y americanas. El  desastre ruso se debe a que sus aviones no tienen precisión de fuegolos vehículos tienen llantasde mala calidadsu armamento se atascalas bombas no explotansus tanques son “chatarra” y hasta la comida estácaducada. No es de extrañarse que el temido arsenal nuclear sea inoperante en su mayoría.

El Estado es mal empresario y los aparentes ahorros de recursos siempre llevan a la ineficiencia y el derroche. Las democracias liberales tienen 30 o 40 años de ventaja en lo económico y militar, porque sus empresas están sujetas a la competencia y cuentan con todo tipo de libertades para investigar y desarrollar tecnologías. La libertad para emprender, el respeto de la propiedad privada y la competencia son los motores del progreso.

México tiene mucho que aprender de los errores de Rusia. Primero, porque  estar a las  órdenes de un solo hombre o caudillo, en este caso una especie de “redentor” al que nadie se atreve  a contradecir, lleva irremediablemente a tomar malas decisiones. En segundo, las empresas estatales son ineficientes y propensas a la corrupción. 

En México, las obras que dispuso el presidente López sin considerar la opinión de los expertos, no están ayudando a superar la crisis sino a empeorarla. Desafortunadamente ha sido un error grave poner al ejército de constructor, pues  como ya ocurrió con el Aeropuerto de Santa Lucia no se lograron los objetivos esperados.  El Tren Maya y la Refinería van por el mismo camino y aquí, en Veracruz, el acuario.

Twitter @basiliodelavega         

Publicidad