El Ejército y la Policía Nacional Civil de Guatemala duplicaron sus fuerzas este domingo para evitar que los miles de migrantes, que pasaron la noche en el kilómetro 177 sobre la carretera en Vado Hondo, Chiquimula, intentaran pasar el anillo de seguridad instalado desde el sábado por la tarde para detener la continuidad de la caravana.
Alrededor de las 8 de la mañana (hora local), los casi 7.000 migrantes trataron de pasar.

Sin embargo, el grupo que se encontraba al frente de la fila fue recibido a garrotazos por el ejército para detener su avance.
El ejército también detonó una bomba aturdidora y lanzó gases lacrimógenos para hacer que el grupo de migrantes retrocediera del anillo de seguridad. Varias personas, incluidos niños, se vieron afectados por los gases.

Te puede interesar: Trump contacta nuevamente a Steve Bannon y le pregunta como revocar las elecciones

Desde este viernes, miles de migrantes ingresaron a Guatemala por la frontera de El Florido. Migración confirma que son al menos 7.000 los hondureños que quieren atravesar Guatemala para llegar a México y después lograr su objetivo de entrar a Estados Unidos de manera irregular.

Migración Guatemala confirmó además que desde ele jueves un total de 909 migrantes que cruzaron la frontera retornaron a su país, y 474 personas fueron remitidas al Instituto Guatemalteco de Migración.

Publicidad