El impacto de los estimulantes de tipo anfetamínico, como son anfetaminas y metanfetaminas, aumentó en México; y es que en sólo 7 años el número de personas en tratamiento por el uso de estos tipos de drogas creció un 218 por ciento.

Esto se dio a conocer durante la presentación del último Informe Anual de Drogas de la Organización de las Naciones Unidas, donde se indicó además que el país fue el único del continente americano en que los estimulantes de tipo anfetamínico fueron la principal droga causante de tratamientos.

De acuerdo con este reporte, la metanfetamina, que forma parte de este grupo de drogas, tiene un mayor nivel de uso en comparación con otras sustancias sintéticas: sólo en 2020 cerca de 30 mil personas estuvieron en tratamiento por este tipo de estimulante.

Anuncios

Por otra parte, datos de la ONU refieren que la heroína fue la droga inyectada de mayor uso en México en 2020, esto a pesar de que el uso de opioides no es tan común en el país, pues menos del 1 por ciento de la población entre 12 y 65 años reportaron haberlos usado en el último año.

Sin embargo, en la frontera norte hay una situación particular, pues ahí se presentan mayores niveles de uso de heroína, especialmente entre trabajadores y trabajadoras sexuales y migrantes deportados de Estados Unidos.

“Dada su proximidad con Estados Unidos, donde esto ya es una práctica común, estas poblaciones también están en mayor riesgo de sobredosis por la mezcla de fentanilos con la heroína que están consumiendo”, dijo Sofía Díaz, coordinadora en México de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés).

La producción e incautación de anfetaminas y drogas sintéticas

América tiene una característica que resalta en este reporte: la producción de metanfetaminas se enfoca más en el consumo regional, según explicó Díaz en referencia al reporte de la ONU.

“La mayoría de las metanfetaminas fabricadas en el continente, son para consumo dentro del mismo, es consumo intrarregional, no exportamos tanto producto como otros continentes lo hacen”, comentó.

Hay que señalar que a nivel mundial la producción y el tráfico de drogas de origen sintético, como anfetaminas, metanfetaminas y éxtasis, crecieron con respecto a aquellas de origen natural.

De hecho el número de países que tuvo incautaciones de metanfetaminas pasó de 84 entre 2006 y 2010, a 117 entre 2016 y 2020, lo que refleja una mayor cobertura geográfica, señaló Díaz.

Mientras que el número de países que reportó incautaciones de anfetaminas y éxtasis se mantuvo “relativamente” estable en los mismos periodos de tiempo.

Drogas ilegales: el impacto ambiental y social

Cuando hablamos del medio ambiente y drogas ilegales en México, hay 2 factores importantes a considerar según destacó la coordinadora de UNODC en el país.

El primero se trata de la deforestación del cultivo de plantas ilícitas, como amapola y mariguana. Señaló que incluso esta puede afectar a Áreas Naturales Protegidas, y por tanto puede provocar una degradación ambiental.

Por otro lado, están los desechos químicos por la producción de drogas sintéticas, como las metanfetaminas.

Finalmente, el reporte de la ONU señala que históricamente en la región de México y Centroamérica la producción y tráfico de drogas han sido relacionadas con la violencia, por ejemplo, enfrentamientos entre grupos del crimen organizado.

Te puede interesar: En Veracruz lo que más se consume es metanfetaminas, cannabis o alcohol, alertan

Sin embargo, hay reportes periodísticos que dan cuenta del impacto que tienen los cambios en el consumo y producción de estas sustancias por aquellas de origen sintético como anfetaminas.

Por ejemplo, el reportero Humberto Padgett reportaba desde la Sierra Tarahumara cómo la violencia aumentó debido a la disminución en la producción de heroína que ha sido sustituida por fentanilo, lo que ha llevado a que grupos criminales migren de actividades como apropiación de comercios o el desplazamiento de comunidades para quedarse con estos terrenos o propiedades.

De esta forma es como la alerta por anfetaminas, metanfetaminas y otro tipo de estimulantes y drogas de origen sintéticos, pueden tener un impacto en México más allá de la salud pública.

Publicidad