El excomisionado general de la extinta Policía Federal de México, Facundo Rosas, fue detenido en la mañana de este jueves por atropellar y causar la muerte de una mujer en una avenida de la capital del país. Pero poco después, en el transcurso de la jornada, las autoridades hicieron prevalecer una orden de aprehensión en su contra por su presunta participación, una década atrás, en el controvertido operativo ‘Rápido y furioso’.

Rosas, quien fue uno de los colaboradores más cercanos del exsecretario de Seguridad Pública Genaro García Luna (2006-2012), fue llevado esta mañana a una dependencia del Ministerio Público (MP) en la alcaldía Álvaro Obregón, porque, según contó a la Policía, cuando transitaba en su camioneta por la avenida Insurgentes “no se percató de una mujer que estaba en el punto, a la que impactó”.

Los paramédicos arribaron al sitio y diagnosticaron que la mujer estaba “sin signos vitales por traumatismo craneoencefálico”. Cuando el exfuncionario se encontraba aprehendido en el MP, elementos de la Secretaría de Marina (Semar) se lo llevaron a las instalaciones de la Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada, en medio de un fuerte dispositivo de seguridad.

Anuncios

Te puede interesar: Un juez mexicano mantiene en prisión preventiva a Emilio Lozoya por el caso Odebrecht

La fallida operación

De acuerdo con medios locales, el traslado de Rosas fue ejecutado después que un juez federal ordenase su aprehensión por su probable responsabilidad en el caso ‘Rápido y furioso’, como se conoce a una polémica operación policial, efectuada durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) y en coordinación con autoridades estadounidenses, que tuvo por objeto traficar ilegalmente más de 2.000 armas de fuego de EE.UU. a México, supuestamente para luego detectar e identificar a quienes las usaran.

En realidad, esas armas “fueron utilizadas en diversos delitos de sangre en el país, desde al año de 2009 hasta fechas recientes”, según la indagatoria que abrió la Fiscalía General de la República (FGR). Sobre la misma base, se dictó también orden de captura para García Luna, quien actualmente se encuentra detenido en EE.UU. por colaborar con el Cártel de Sinaloa en el tráfico de cocaína.

Por el caso mencionado, Rosas dio testimonio a principios de 2021 ante el Ministerio Público. Su declaración habría sido incluida en la misma carpeta de investigación en la que se indagan otros presuntos delitos de delincuencia organizada, así como violaciones a la ley federal de armas de fuego y explosivos.

El pasado 9 de enero, la FGR informó que un juez había dictado una orden de aprehensión, siempre por el caso ‘Rápido y furioso’, a nombre de Luis Cárdenas Palomino, excoordinador general de Inteligencia de la Policía Federal de México, quien está preso en el país por su “probable participación en la comisión del delito de tortura” en contra de presuntos secuestradores.

Publicidad