Las autoridades de EE.UU. arrestaron en el mes de junio a casi 189,000 migrantes sin documentos en la frontera sur del país. Se trata de un volumen mensual inédito en las dos últimas décadas, con un incremento del 4.5 % respecto al mes anterior. En total, en lo que va de año fiscal la cifra se eleva a más de un millón de personas arrestadas.

El 34 % de ellos son migrantes que ya intentaron cruzar la frontera el año pasado, debido a que el actual presidente estadounidense, Joe Biden, ha mantenido la política de su antecesor, Donald Trump.

Así lo atestigua el director del Programa Fronterizo EE.UU. México de la organización Comité de Servicio de los Amigos Americanos, Pedro Ríos, que apunta la actual legislación “da permiso a la patrulla fronteriza de expulsar a migrantes, incluyendo a familias enteras a México sin reconocerles el debido proceso legal”.

“Biden aún no se ha comprometido a asegurar que se respeten los derechos de personas en busca de asilo”.

Te puede interesar: El hallazgo de 17 cadáveres en 48 horas en Michoacán reaviva el debate sobre la violencia sistemática del narco en México

Además, Ríos señala que Biden “aún no se ha comprometido a asegurar que se respeten los derechos de las personas en busca de asilo”, lo que ha motivado a los migrantes a intentar ingresar en el país por lugares y rutas más peligrosas. Esa situación, a su vez, ha generado una cifra récord de personas que han fallecido al tratar de cruzar la frontera de manera irregular.

Los menores, en el punto de mira

En junio también se incrementaron las llegadas de menores, tanto acompañados como no acompañados. Según un informe de la Universidad de California, EE.UU. no cuenta con una legislación que proteja a los niños migrantes acompañados, a diferencia de casi las tres cuartas partes de los países con altos ingresos.

Este estudio recoge que el 44 % de esos países permiten el acceso de los menores a atención médica y el 34 % a la educación, mientras que EE.UU. no provee ninguno de los dos servicios.

Sin embargo, esta situación no disuade a los migrantes de intentar cruzar, a pesar de la intensa campaña propagandística desarrollada en países de Centroamérica, donde actualmente se emiten, por ejemplo, 30.000 anuncios de radio al mes.

El fundador del Comité de Familias de Migrantes de El Progreso en Honduras, Bartolo Antonio Fuentes, explica que también se transmiten anuncios televisivos y ‘spots’ que aconsejan no migrar de manera irregular. No obstante, considera que estas piezas audiovisuales “tienen un enfoque totalmente equivocado” porque, a su juicio, ignoran la realidad social y económica que empuja a la población a huir del país.

Las organizaciones de protección a las personas migrantes plantean que la solución al problema pasa por dejar de proteger a gobiernos corruptos o a transnacionales, que empobrecen a los países de origen y empujan a sus habitantes a huir en búsqueda de oportunidades y mejores condiciones de vida.

Publicidad