El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lamentó los hechos violentos ocurridos el martes en Texcaltitlán, Estado de México, y San Cristóbal de las Casas, Chiapas, y defendió la continuidad de su estrategia de seguridad para acabar con la violencia en el país, durante su conferencia de prensa matutina de este miércoles.

En Texcaltitlán hubo un enfrentamiento entre agentes de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México y un grupo fuertemente armado, durante un operativo policial que buscaba detener a un posible criminal. El hecho dejó 10 presuntos delincuentes muertos y siete detenidos, de los cuales cuatro fueron heridos; además de tres funcionarios lesionados.

Mientras, en San Cristóbal de las Casas al menos un centenar de hombres armados provocó disturbios y disparó con armas de fuego en el mercado de la ciudad y tomó calles aledañas al inmueble.

Anuncios

Te puede interesar: Crimen se ‘apodera’ de San Cristóbal; al menos 100 encapuchados toman mercado municipal

“Son dos grupos que se están disputando el control de un mercado”, dijo el mandatario, que confirmó un muerto en los enfrentamientos.

López Obrador consideró que “es lamentable que existan estos grupos de choque muy cercanos a la delincuencia organizada” e indicó que “se va a seguir actuando, aplicando la ley y que no haya impunidad”.

“Atender las causas”

Frente a estos hechos, el mandatario mexicano sostuvo que tienen que “continuar con la misma estrategia” de seguridad que han estado aplicando, porque “no se puede enfrentar la violencia con la violencia”.

Esa estrategia, explicó, consiste en “atender las causas” que generan la violencia. “Procurar que tengamos una sociedad mejor, que los jóvenes sean atendidos, que no se les margine, que tengan derecho al trabajo, que tengan derecho a la educación, que se combata la pobreza, que se evite la desintegración de las familias”, expresó.

Añadió que también se deben fortalecer “los valores que existen en las familias, en los pueblos, valores culturales, morales, espirituales” y que “no se continúe impulsando un estilo de vida materialista”, en el que se considere al dinero como lo fundamental.

Detalló que esa atención a las causas, va acompañada de enfrentar a la violencia con más elementos con mayor profesionalismo y más inteligencia, así como un trabajo coordinado del Gobierno federal con las autoridades locales.

“Vamos avanzando (…) el país estaba en plena descomposición (…) Claro, no se puede de la noche a la mañana lograr mejores resultados, estamos trabajando”, enfatizó.

De acuerdo con el mandatario, la estrategia de seguridad de su administración es diferente a la que “muchísima gente” quisiera que se aplicara, refiriéndose a personas que opinan que “se puede enfrentar el mal con el mal, que se puede aplicar la ley del talión, del diente por diente y del ojo por ojo”.

Publicidad