Si bien Colombia ocupa el segundo lugar de turistas extranjeros en México, desde hace años se han difundido testimonios de malos tratos e inadmisiones a colombianos por parte de las autoridades migratorias mexicanas. La situación ya ha llegado a la mesa de los cancilleres de ambos países, que abordarán el tema en busca de soluciones.

El martes pasado, durante una reunión con su homóloga colombiana, Martha Lucía Ramírez, el canciller mexicano Marcelo Ebrard anunció la puesta en marcha de un nuevo sistema para facilitar el turismo entre México y Colombia.

Este nuevo mecanismo, cuyos detalles aún no han sido divulgados, se basaría en un ‘prechequeo’ de los pasajeros para evitar las inadmisiones, que son las decisiones discrecionales de cada país de no dejar a entrar a ciudadanos extranjeros que, según su criterio, incumplen con los requisitos para ingresar a su territorio.

Anuncios

Por su parte, la también vicepresidenta colombiana adelantó que Bogotá entregó una propuesta de hoja de ruta para lograr la disminución en el número de inadmitidos y “la garantía de un trato digno a los ciudadanos por parte de las autoridades”, recoge la Cancillería colombiana.

Te puede interesar: Retrógada, sentencia de la SCJN sobre la TV y radio, critica Gustavo de Hoyos

Las inadmisiones habituales

En los medios colombianos se entrecruzan los relatos de turistas del país suramericano que no fueron admitidos a su llegada a México por razones que, según sus testimonios, no estuvieron del todo claras. Esta situación no es nueva y ha llamado la atención de las autoridades diplomáticas de ambos países desde hace por lo menos una década.

Entre los casos que fueron recogidos por W Radio se encuentra la retención por doce horas de un joven chef colombiano en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez, al que le confiscaron su teléfono celular y los cordones de los zapatos. Entre los relatos también se encuentra el de una mujer que habría sido llevada “a un cuarto desagradable, muy pequeño y sin ningún tipo de ventilación”, sin información sobre la razón para tal acción.

Según los datos que maneja la Cancillería colombiana, citados por RCN, en 2021 fueron inadmitidos 1.150 colombianos; mientras que en 2020 la cifra fue de 3.720 y de 5.935 en 2019. Los ciudadanos del país suramericano fueron los viajeros a los que más se le impidió la entrada a México, a pesar que desde 2012 los colombianos pueden viajar a territorio mexicano sin visa.
¿Cuáles podrían ser las razones?

El tema del narcotráfico podría ser una de las explicaciones para las inadmisiones. Según el registro de la Secretaría de Seguridad Pública de México, las acciones de tráfico ilícito de drogas y de bandas delincuenciales donde participarían ciudadanos colombianos obligaron a reforzar los controles migratorios, recoge la Agencia API.

Aunque los altos funcionarios diplomáticos de ambos países no se refirieron al tráfico de sustancias ilícitas como razón para la inadmisión de los turistas colombianos en México, en el memorando de entendimiento suscrito recientemente se apuntan temas como la “lucha contra el narcotráfico”, la seguridad y la cooperación entre las autoridades judiciales y migratorias.

La vicepresidenta colombiana dijo que el fin de estos acuerdos era “garantizar que cada vez haya menos jóvenes, mujeres, ciudadanos mexicanos y colombianos que caigan presas de las redes del narcotráfico”.

Otro punto que se relaciona con el tráfico de drogas, pero que no ha sido abordado explícitamente, es la trata de personas. El fiscal colombiano, Francisco Barbosa, se reunió en septiembre del año pasado con el subprocurador mexicano, Miguel Ángel Méndez Buenos Aires, para intercambiar información que podría ser utilizada para perseguir a las redes reclutan jóvenes “con engaños y falsos ofrecimientos laborales” en Colombia, recoge una nota de prensa de la Fiscalía colombiana.

Un informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito de 2020 alertó sobre la conformación de redes de tráfico de mujeres “para servicio doméstico de Colombia a México”.

“Estos grupos tenían miembros en los países de origen que podían amenazar a las familias de las víctimas para obtener la obediencia”, recalca el informe.

Otro de los factores que podría incidir en la no aceptación de colombianos en México es que ese país es usado como puente para llegar a territorio estadounidense. El año pasado hubo un aumento notable en el flujo migratorio de personas que intentaron llegar a EE.UU., en medio de la crisis por la pandemia.
Otras reuniones sin mayores resultados

Ramírez y Ebrard ya se habían encontrado en julio de 2021 en México, durante la XXI Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Allí hablaron de “profundizar y ampliar” el intercambio de información entre autoridades migratorias y “abordar conjuntamente” la situación de inadmisiones “con plena observancia de los derechos de los viajeros y del marco normativo establecido”, publicó la Cancillería colombiana.

Esa reunión estuvo precedida por las declaraciones de la excanciller Claudia Blum, quien expresó tres meses antes su preocupación por las “frecuentes inadmisiones de colombianos en México” y “las presuntas vulneraciones a la dignidad y los derechos” de los ciudadanos de su país “por parte de la autoridad migratoria mexicana”, según la Cancillería colombiana.

El Gobierno de México respondió a los señalamientos afirmando que integrantes del Instituto Nacional de Migración (INM), de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y de la Embajada de Colombia en México hicieron una ‘visita in situ’ al aeropuerto para constatar las denuncias hechas. En ese recorrido afirman no haber encontrado irregularidades.

Las autoridades aseveraron que llevan a cabo los procedimientos de internación de pasajeros —que pasaron por un segundo filtro de revisión o cuyo retorno fue decidido— “con total apego a la Ley de Migración y su Reglamento” y a los derechos humanos. Del mismo modo, se comprometieron a “hacer una revisión periódica de los protocolos y condiciones de las instalaciones”.

Publicidad