La propuesta del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de conformar un nuevo proyecto de integración latinoamericana con un ente que sustituya a la Organización de Estados Americanos (OEA) generó reacciones en todo el continente.

De acuerdo con algunas opiniones, el planteamiento del mandatario mexicano busca fortalecer políticamente a la ya fundada Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), con el fin de contrarrestar la influencia hegemónica de EE.UU. sobre América Latina.

Te puede interesar: Una adolescente es atacada por un cocodrilo de más de 3.5 metros en un concurrido destino turístico en el Pacífico mexicano

El discurso

“La propuesta es, ni más ni menos, que construir algo semejante a la Unión Europea, pero apegado a nuestra historia, a nuestra realidad y a nuestras identidades. En ese espíritu, no debe descartarse la sustitución de la OEA por un organismo verdaderamente autónomo, no lacayo de nadie, sino mediador a petición y aceptación de las partes en conflicto, en asuntos de derechos humanos y de democracia”, dijo López Obrador en un discurso pronunciado el sábado 24 de julio, durante un acto conmemorativo del natalicio del Libertador Simón Bolívar, previo a una reunión de la CELAC en Ciudad de México.

La declaración se produjo tras meses de confrontación entre la diplomacia mexicana y Luis Almagro, secretario general de la OEA, quien ha sido señalado por líderes latinoamericanos de operar en favor de los intereses de EE.UU. en la región.

Aunque López Obrador no mencionó explícitamente a la CELAC, el discurso se pronunció con motivo de la reunión del organismo celebrada en México, en presencia de diplomáticos que asistieron a dicho encuentro.

Por otra parte, el mandatario mexicano consideró que el nuevo organismo de integración propuesto debería incluir a EE.UU. y Canadá, pero poniendo como base el reconocimiento a la soberanía de las naciones, en lugar de los intentos de coerción que han prevalecido históricamente. Algo que, de acuerdo con López Obrador, convendría a Washington ante el crecimiento económico de China.

“Sería un grave error ponernos con Sansón a las patadas, pero al mismo tiempo tenemos poderosas razones para hacer valer nuestra soberanía y demostrar con argumentos, sin balandronadas, que no somos un protectorado, una colonia o su patio trasero”, señaló el mandatario mexicano.

Además, dijo, “el crecimiento desmesurado de China ha fortalecido en EE.UU. la opinión de que debemos ser vistos como aliados y no como vecinos distantes”.

Publicidad