La tercera ola de Covid-19 en México multiplicó exponencialmente los contagios en el país, por la presencia cada vez mayoritaria de la cepa Delta, que es altamente infecciosa, pese a lo cual las playas de los principales centros recreativos lucen totalmente llenas de bañistas. 

En resorts veraniegos como Cancún, Los Cabos y Acapulco, los paseantes aprovechan el verano  y las vacaciones escolares para disfrutar de la arena y el sol, sin usar protección en el rostro ni guardar la distancia física recomendada. Hasta este domingo, 125 hospitales registraban 70% de ocupación en camas normales y una cifra un poco mayor de camas con ventilador en estas ciudades turísticas. 

Malaquías Cervantes, especialista en Salud Pública de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que “es preocupante la movilidad” en la fiesta por cuanto “los turistas pasan horas enteras en antros y bares”. 

Miguel Betancourt, expresidente de la Sociedad Mexicana de Salud Pública, señaló que el relajamiento de la prevención y el bajo control del turismo internacional son factores que han contribuido al rebrote de contagios. “Aún no sabemos con certeza el papel que están jugando las nuevas variantes en ese incremento y la gente ya está bajando la guardia de manera importante, con aglomeraciones sin cuidados ni medidas en los sitios turísticos”, señaló. 

La cepa Delta ingresó a México primeramente por barco, tras la llegada de una decena de tripulantes nacidos en La India contagiados en un barco petrolero al puerto de Mazatlán, Sinaloa, el 2 de mayo pasado y luego se detectó que todos tenían este tipo de Covid-19.

 Actualmente el 20% de los casos activos en Sinaloa, el único estado en “rojo” en el mapa epidemiológico nacional, están vinculados a esta variante. El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, señaló que ante la tercera ola de la pandemia y el repunte de casos de Covid-19 en México, se prevé una modificación al semáforo de la pandemia, para adaptar nuevas medidas de confinamiento, aunque sin “cierres absolutos” como en la primera y segunda oleadas. “Tenemos una sociedad cansada, fatigada”, tras 17 meses de emergencia sanitaria, por lo cual “no se pueden implementar las medidas de contención iniciales, y la mitigación de los contagios debe de ir aunada a la economía”. 

“Existe un escenario diferente, lecciones que la epidemia nos ha dejado, protocolos de reconversión establecidos, compramos equipos, materiales, se entregaron unidades de atención y reactivar es más eficiente. La reducción de movilidad no es lo mismo hoy que en febrero”, indicó. López-Gatell, principal vocero para la crisis, señaló que el virus “puede seguir causando enfermedad grave o incluso la muerte, pero la proporción de la sociedad afectada no es tan grande como en un inicio, puesto que se redujo como producto de la vacunación a nivel nacional”. 

Sin embargo, lanzó un vehemente llamado a vacunarse y a “continuar con las medidas de seguridad sanitaria estando en espacios públicos, pues de esta manera se reducirá el riesgo de contagio y posibles complicaciones”. 

Actualmente se contabilizan en México, cuarto país con mayor mortalidad mundial por Covid y uno de los líderes en el ranking de letalidad a nivel global, 2.6 millones de contagios acumulados y más de 236 mil muertes. La cifra de casos activos estimados es de 79 mil 445, 30% por arriba de hace una semana, mientras que los fallecimientos aumentaron solo 0,6% y los contagios 3%. 

Hasta ahora, han sido vacunadas 38 millones de personas con al menos una dosis, que representan el 42% de los mayores de edad, aunque hay zonas del país con tasas muy bajas tasas (de alrededor del 22% como en Chiapas) y estados como Baja California con 79% y la capital con 67%.

Las infecciones y fallecimientos están afectando actualmente a personas de 18 a 49 años que no han sido inmunizadas. Francisco Moreno, responsable del programa Covid-19 en el Centro Médico ABC, señaló que la única forma en que se puede contener la actual oleada es ampliando a marchas forzadas la vacunación.

Publicidad