Guadalupe Irízar/Agencia Reforma

El marco legal vigente es explícito y completo y prohíbe la propaganda gubernamental en el espacio mediático. Sin embargo, hay un gran “hoyo negro” que es el ciberespacio, sostiene el especialista en comunicación Javier Esteinou.

En el ciberespacio no hay acuerdos ni nacionales ni internacionales y ahí el gobierno y su partido, Morena, tienen terreno avanzado, añade.

Para el investigador de la UAM Xochimilco, que está a punto de publicar un nuevo libro titulado “Por qué cambió México en 2018”, uno de los aspectos determinantes de ese triunfo fueron las redes sociales.

“Hay un gran hueco que no se ha visto o que se pierde de vista y es precisamente el ciberespacio”, señala.

Para el académico, las redes sociales con sus diferentes plataformas y Youtube no sólo fueron un factor fundamental en el triunfo de Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena en las elecciones presidenciales, sino que siguen teniendo un papel central.

“Es un hoyo negro no regulado en donde ellos han adquirido mucha experiencia y los otros partidos se han quedado dormidos”, advierte.

“Fue un triunfo democrático, pero se ha utilizado la democracia para crear un sistema antidemocrático. Se ganó por la democracia y ahora se construye una democracia fallida”, sostiene.

Esteinou agrega que, sin duda, el panorama electoral para el 2021 es difícil.

Las mañaneras, espacio híbrido

En entrevista, el especialista se muestra de acuerdo en que se establezcan algunas reglas para preservar la equidad y el equilibrio en las campañas electorales, y que se aborde el tema de las conferencias de prensa matutinas, las mañaneras, como un fenómeno híbrido.

Y esto es así, dice, porque en el mismo espacio confluyen aspectos de información oficial de interés público y social con propaganda con recursos públicos.

“Las mañaneras tienen ambos contenidos. En algunos momentos dan información oficial como los precios de la gasolina, el gas, la campaña de vacunación, información oficial. Pero dos minutos después se pasa a hacer propaganda, a hablar de cuáles son los candidatos adecuados, se ataca a coaliciones, se descalifica a las personas que políticamente no están de acuerdo con Morena, etcétera”, señala Esteinou.

“Entonces se dan ambas situaciones. Y ese es el problema, que es un espacio híbrido en donde están presentes las dos realidades”, agrega.

Para el investigador esta doble condición debería ser analizada también por las autoridades electorales.

Porque es cierto, señala Esteinou, que hay un ejercicio de libertad de expresión y de derecho a la información en las conferencias matutinas, pero no puede negarse que también hay proselitismo. Por eso son importantes algunas reglas claras en el proceso electoral, indica.

“Se tendría que limitar y mantener el equilibrio electoral, especificando ciertas áreas prohibidas de comentarios desde las mañaneras (…) y quizá dar un paso más y debería plantear reglas para el ciberespacio aunque estas tengan más un peso ético y moral que legal”, añade.

Hay que diferenciar: Magistrado

El Magistrado de la Sala Regional Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Luis Espíndola, quien ha sido ponente en algunos de los juicios sobre las mañaneras y ha rechazado que sean propaganda gubernamental, insiste en la necesidad de distinguir entre propagada gubernamental e información oficial.

La propaganda gubernamental no está permitida durante las campañas electorales y es una de las prohibiciones constitucionales, dice.

“No debemos confundir entre propaganda gubernamental y la información oficial”, expresa.

En una mesa de diálogo organizada recientemente por el Instituto Estatal Electoral de Querétaro y otros organismos y titulada “Transparencia y restricciones en periodos de campañas. Un punto de equilibrio”, el Magistrado, de incorporación reciente a la sala, insistió en que su intervención era como académico.

“Los diversos ámbitos gubernamentales federales, estatales o municipal cuentan con recursos para llevar a cabo campañas de difusión de los logros de gobierno. Esto debe suspenderse en la época de las campañas”, dijo.

Agregó que la propaganda gubernamental se manifiesta a través de diversas contrataciones en revistas, medios, impresos, espectaculares, espacios en radio y televisión.

Adicionalmente, explicó, está la información oficial que está en los portales de internet de las instancias gubernamentales, en sus oficinas, y que debe estar disponible y a la vista de todos y ser pública.

La propaganda gubernamental es la que está prohibida en periodo de campañas y la información oficial es la que no debe estar proscrita, sino que debe estar disponible y a la vista pública permanente, apuntó el Magistrado Espíndola.

Publicidad