Andrés Manuel López Obrador, anunció un proyecto para reforestar árboles frutales y maderables, este comprende alrededor de 200 mil hectáreas de tierras en la región de la Selva Lacandona, donde pretende invertir 6 mil millones de pesos.

“Voy a cumplir mi compromiso de sembrar un millón de hectáreas en zonas de Tabasco y Chiapas, serán árboles frutales y maderables para seguir cuidando el medio ambiente”, aseguró a su llegada al aeropuerto de Villahermosa, donde sostuvo algunas reuniones privadas de trabajo y luego se trasladó a Palenque, a la comunidad La Chingada donde se encuentra su rancho.

Durante su trayecto, López Obrador hizo una parada en la fonda “La Popular” de San Juan El Alto, Jalapa, en territorio tabasqueño, para comer frijol con puerco.

Este viernes, luego de anunciar nombramientos y el proyecto del sector energético, López Obrador dijo que realizaría trabajo de campo en la Selva Lacandona y en la región del Usumacinta.

“Es una investigación que estoy haciendo en campo. Viajo a la Selva Lacandona, hasta allá voy, pero no tengo reunión concertada, voy a hacer una consulta a la gente. Voy a hablar con campesinos, indígenas y productores que viven en la Selva Lacandona”, aseguró en conferencia de prensa.

El pasado 27 de junio, luego de su cierre de campaña en Chiapas, Andrés Manuel se comprometió a reactivar el campo mexicano. Destacó que se sembrarán en la entidad unas 200 mil hectáreas de árboles frutales y maderables, dentro de los cuales destacan cítricos, café, cacao.

Agregó que se entregarán apoyos a los pequeños propietarios y ejidatarios para que se pague un jornal justo y sus hijos puedan trabajar sembrando esos árboles frutales y maderables.

Dijo que este programa generará 80 mil empleos, pero no serán temporales, sino permanentes, puntualizó.

Publicidad