La diputada de Morena Erika Vanessa del Castillo Ibarra presentó una iniciativa de reforma para aumentar el Impuesto Especial sobre Producción y Servicio (IEPS) de las bebidas azucaradas.

“Se propone aumentar un peso el impuesto, al pasar de $1.2616 (Un peso 2616/100 pesos moneda nacional) a $2.2616 (Dos pesos 2616/100 pesos moneda nacional). Esta medida busca disminuir claramente el consumo de bebidas que puedan ocasionar la diabetes y aumentar el presupuesto para su atención”, se lee en la iniciativa.

La propuesta se refiere “a las bebidas saborizadas, mejor conocidas como refrescos, así como a los concentrados, polvos, jarabes, esencias o extractos de sabores, que al diluirse permitan obtener bebidas saborizadas; y jarabes o concentrados para preparar bebidas saborizadas”.

La iniciativa de la legisladora se da en medio de la disputa entre el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, y los productores de bebidas azucaradas.

El funcionario federal ha referido que es necesario que la población deje de consumir refrescos para evitar enfermedades crónicas como la diabetes. Declaración que la Asociación, que representa a 120 embotelladoras mexicanas de bebidas, ha considerado como una “estigmatizan a la industria refresquera”.

Contra alcohol, cigarros y comida chatarra

La iniciativa de reforma de Del Castillo Ibarra también propone aumentar el IEPS de bebidas alcohólicas, cigarros y comida chatarra.

“El que quiera tomar alcohol, está en su derecho, no somos una sociedad moralina, pero que pague el costo que socialmente esto tiene, sobre todo si se considera que su consumo aumenta el riesgo de obesidad de que lo ingiere, es decir la obesidad mórbida y por ello la propensión a la diabetes”, sostiene el documento, que no precisa cuál sería el monto del aumento al impuesto a este tipo de bebidas.

En cuanto a los cigarros, la propuesta indica que de manera adicional a las tasas establecidas en la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, se pague una cuota de 1.4944 pesos por cigarro enajenado o importado.

Finalmente, “la iniciativa propone que se aumente el impuesto, del 8 por ciento al 16 por ciento, en los alimentos no básicos, mejor conocidos como comida chatarra”.

Publicidad