Las ayudas humanitarias no alcanzan para erradicar el hambre en el mundo y quedan “sólo 10 años para mantener la promesa y respetar este importante objetivo de desarrollo sostenible fijado por la agenda 2030”, declaró el nuevo vicepresidente del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (IFAD), Dominik Ziller.

A su juicio, en lo que se está fallando es “en nuestra respuesta al aumento de los niveles de hambre concentrándonos sólo en ayudas humanitarias”.

“El Covid-19 aumentará significativamente el hambre y la pobreza, sobre todo en las zonas rurales”, destacó.

“La mayor parte de las personas rurales depende, en efecto, de las cadenas de suministros agrícolas por la deuda y la comida, y estas cadenas de suministros están en crisis”.

Te puede interesar: Crece la población con hambre en México: FAO

”No basta con responder a las ayudas humanitarias. Tenemos que construir cadenas de suministros resistentes a las crisis, de otra manera, las personas seguirán yendo a dormir con hambre”.

El vicedirector de IFAD recordó que, según el informe sobre el estado de seguridad alimentaria y nutricional, publicado el mes pasado, el hambre aumentó en los últimos cinco años y el impacto de la Pandemia del Covid-19 podría llevar al hambre a entre 83 y 132 millones de personas a fin de año. Ziller asumió la vicedirección de IFAD, institución financiera internacional y agencia especializada de Naciones Unidas, dedicada a erradicar la pobreza rural y el hambre en los países en vías de desarrollo, en un momento crucial.

El experto se declaró convencido de que la organización en la que tiene un cargo “puede ayudar a construir un mundo sin hambre”.  

Publicidad