Las elecciones intermedias de 2021, las más grandes de la historia de México, se perfilan para ser las segundas más violentas después de las de 2018 .

El Indicador de Violencia Política de Etellekt Consultores detalla que en lo que va del actual proceso electoral han sido asesinados 18 aspirantes mientras que en 2018 mataron a 28.

Rubén Salazar, director de la consultora, abundó que entre el 7 de septiembre de 2020 y el 20 de marzo de 2021 han sido asesinados 61 políticos y 78 servidores públicos sin militancia o con aspiraciones políticos en 25 estados.

Te puede interesar: Kamala Harris liderará esfuerzos contra migración irregular en la frontera con México

Además se han registrado 238 agresiones contra políticos, aspirantes y candidatos. Del total, 71 fueron amenazas; 61 homicidios dolosos; 16 privaciones ilegales de la libertad; 14 atentados contra familiares y 12 homicidios en grado de tentativa.

También han habido despojo de oficinas y daño a la propiedad, perpetrados por civiles armados como método de intimidación.

Salazar señaló que el crimen organizado es, en la mayoría de los casos, el autor material de la violencia política y que en el caso de homicidios dolosos los aspirantes son absolutamente vulnerables.

Al igual que en 2018, los datos indican que los agresores aprovechan el periodo de precampañas e intercampañas porque es cuando los aspirantes o precandidatos aún no tienen registro alguno y la legislación electoral no les provee seguridad.

“Se necesita cambiar la legislación en la material, que se abra una línea directa con los aspirantes que soliciten protección y que se estudie la factibilidad porque, a partir del 4 de abril, iniciará la etapa más crítica, se va a poner a prueba la estrategia del gobierno y si no se corrige, esto se va a disparar para el 2024″, advirtió.

Publicidad