El Gabinete español aprobó este martes un anteproyecto de ley sobre derechos LGBTQ que buscará la aprobación parlamentaria para permitir a las personas transgénero mayores de 16 años cambiar libremente su género y nombre en el registro oficial sin que médicos o testigos intervengan en el proceso.

La propuesta aún podría cambiar durante un largo proceso de aprobación parlamentaria que comienza con la decisión del Gobierno de coalición de izquierda el martes. Pero si prevalece la esencia del proyecto de ley, España se uniría a un puñado de países del mundo que permiten la autodeterminación de género sin un diagnóstico de disforia de género o imponiendo la conformidad física con la propia identidad de género.

También haría que los cambios en el registro oficial sean más rápidos que en la mayoría de los países: hasta cuatro meses desde la primera solicitud hasta que el cambio finalmente aparece en los documentos oficiales. El proceso sería fácilmente reversible en medio año, pero luego sería necesario acudir a tribunales.

La propuesta ha sido controvertida desde el principio, enfrentando a activistas de derechos transgénero y algunas feministas que creen que la ley desdibuja el concepto de sexo biológico.

También abrió una batalla dentro de la coalición gobernante de izquierda, ya que los socialistas apoyan el punto de vista de destacadas feministas pero el partido de extrema izquierda Unidas Podemos apoya la autodeterminación.

Publicidad