El coordinador de Morena, Ricardo Monreal Ávila, se fue a dormir la madrugada del miércoles con una certeza: no tenía los 86 votos necesarios para aprobar la minuta presidencial para que las Fuerzas Armadas sigan en las calles hasta el 2028. Ni siquiera en su bancada.

Las senadoras morenistas Blanca Piña, Griselda Valencia y Nestora Salgado habían adelantado al interior de su Grupo Parlamentario que votarían en contra y así se lo confirmaron al secretario de Gobernación (Segob), Adán Augusto López.

Por eso, el titular de la Segob dejó el edificio de Bucareli y luego de sostener encuentros bilaterales en el Hotel Emporio, atravesó la calle para tomar posesión de las oficinas de Ricardo Monreal y dar audiencias junto con el subsecretario César Yáñez.

Anuncios

Te puede interesar: México sufre 17 atrocidades al día de promedio: un nuevo estudio pone de relieve “un mosaico de dolor y crueldad”

Uno de los senadores que recibió primero fue el perredista Miguel Ángel Mancera, quien con una respuesta diplomática, dijo: “No voy, no puedo apoyarlos en esto”, de acuerdo a senadores morenistas.

Ese fue el momento en el que confirmó que por más que hicieran sumas y más sumas, al final, el resultado era negativo para ellos. 

La negociación con la oposición no dio los frutos esperados. Aunque el priista Mario Zamora parecía haber escuchado el mensaje que le envió desde España el exgobernador de Sinaloa, y ahora embajador de México en España, Quirino Ordaz, quien le pedía votar a favor de la minuta, aclaró en un video que su voto sería en contra.

Con el cambio de bancada del ahora morenista Raúl Paz Alonzo, se aseguraba un voto a favor desde la oposición.

La conversión de Raúl Paz no se dio por una labor de convencimiento, ya que de acuerdo al senador Damián Zepeda, “desde hace medio año era un secreto a voces que estaba por irse a MC o al PVEM, lo triste es que lo hace a Morena”.

“Es el quinto legislador que cambia de partido y esto obedece, pues a una desatención, exclusión y desinterés de la dirigencia nacional del PAN, ya que cuando se acercan, les dicen, pues no traes ni representas nada cuando se trata de sumar”, comentó a Latinus.

El caso del expanista Raúl Paz Alonzo es una copia de la “pepena” que se dio en abril pasado, en medio de la discusión del dictamen de la reforma eléctrica, cuando el diputado del PRI, Carlos Miguel Aysa Damas, se puso la “camiseta guinda”. 

Luego de que el coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier Velazco cacareó la anexión del hijo del exgobernador, Carlos Miguel Aysa González, lo dejó sentado en su curul y se hizo invisible. Mientras su padre fue designado embajador en República Dominicana.

A las 10 de la mañana, hora en que estaba programado el inicio de la sesión, el titular de Segob y Monreal confirmaron que la votación estaba perdida.

Por ello, pidió a su compañera de bancada, Lucy Meza, que le cediera su lugar en tribuna para dar más tiempo a la discusión sobre la presencia militar en las calles hasta el 2028, plazo que vence legalmente en marzo de 2024.

“Yo pienso que podemos dar más tiempo, o sea, yo no estoy por la prisa, no me ganan los tiempos. ¿Es lo que quieren? Demos más tiempo”, dijo Monreal, pero la propuesta fue rechazada principalmente por senadores de MC y el PAN.

“Ahora resulta que no quieren”, comentó al escuchar el “¡hoy!, ¡hoy!, hoy!” resucitado, de panistas como Xóchitl Gálvez y que hizo famoso en el 2000 al entonces candidato Vicente Fox.

En la siguiente participación de Monreal, el senador del Grupo Plural, Germán Martínez preguntó al líder de Morena: “¿Qué diferencia hay entre la propuesta de extender el mandato, la discusión, incluso el plazo, ¿es para ver cuántos (senadores) más agarra Adán Augusto y si le quita la candidatura a usted y le da un codazo a Claudia Sheinbaum y se baja (Marcelo) Ebrard, y se lucen con el presidente?”.

“¿Cuánto tiempo quieren para lucirse con el presidente? Allá andaba, en el Hotel Emporio, el señor. ¿Qué diferencia hay con eso del estado de sitio, del toque de queda, con cinco o 10 años de toque de queda chiquito?”, insistió el senador Martínez.

“Rechazo cualquier injerencia del exterior. Nunca he propuesto cosas indebidas, ni presionado o intercambiado favores para obtener una decisión legislativa”, dijo Monreal cuando escuchó que hubo presiones por parte del gobierno federal para aprobar la propuesta. 

Al final de dicha discusión, en medio de los reclamos de la oposición, votaron para regresar la minuta a comisiones promovida a petición del diputado Alejandro Moreno, luego de que Adán Augusto López le hablara al oído el pasado 1 de septiembre, cuando entregó el Cuarto Informe de Gobierno. Cuando aún seguía la discusión para definir si había o discusión o votación, la senadora Nestora Salgado cambió de opinión y dijo que votaría a favor, pero ya nadie le iba a devolver el sueño a Monreal.

Publicidad