Los cargos públicos del Gobierno y de la Presidencia de Turquía dejarán de utilizar WhatsApp para unirse a la aplicación local de mensajería encriptada BiP, perteneciente a Turkcell, el mayor operador de telecomunicaciones turco, informa Bloomberg.

La decisión de Ankara se produce después de que WhatsApp anunciara su nueva política de privacidad, que conlleva la compartición de datos con Facebook. Los usuarios que quieran seguir utilizando la aplicación deben aceptar sus nuevas condiciones antes del 8 de febrero.

Ali Taha Koç, director de la Oficina de Transformación Digital de la Presidencia turca, publicó el sábado una serie de tuits en los que calificó los términos de WhatsApp de “inaceptables” e instó a los ciudadanos turcos a pasarse a plataformas nacionales como Bip y Dedi. “Como dijo el presidente Erdogan, ¡luchemos juntos contra el fascismo digital!”, escribió Koç.

Publicidad