En el marco del 108 Aniversario del inicio de la Revolución Mexicana, el presidente Enrique Peña Nieto hizo entrega de ascensos y condecoraciones a elementos de las Fuerzas Armadas que se distinguieron por su labor durante el presente sexenio.

En lo que fue la última ceremonia que encabezó en su papel de comandante supremo de las Fuerzas Armadas a 10 días de que concluya su gestión, el mandatario urgió brindar un marco legal que regule la participación del Ejército, la Fuerza Aérea Mexicana y la Armada en materia de seguridad pública.

Recordó que, ante la debilidad de las policías locales en el país, durante su administración se continuó brindando apoyo a los estados en el combate a los grupos de la delincuencia organizada.

Acompañado de su gabinete, integrantes de las Fuerzas Armadas, familiares e invitados especiales, el presidente Peña Nieto destacó que los soldados, pilotos y marinos han sido factor de cohesión, estabilidad y desarrollo para el México.

“En la actualidad también son una fuerza en favor de la paz y la tranquilidad entre la población y gracias a sus notables contribuciones en materia de seguridad se han ganado el respeto y cariño de los mexicanos, principalmente en las zonas más vulnerables del país”.

“Tras seis años de ser su comandante supremo he confirmado que el Ejercito, la Fuerza Aérea y la Armada están siempre al servicio de la nación. Más allá de colores e ideologías su única bandera es y será siempre México”, agregó.

En el evento celebrado en Campo Marte y en el que estuvo presente el próximo titular de la Sedena, el general Luis Cresencio Sandoval González, el jefe del Ejecutivo impuso 60 condecoraciones y ascensos de 645 que en total se entregaron durante la ceremonia.

Publicidad