El presidente de Bolivia, Luis Arce, manifestó este miércoles, en la XXVII Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno, su preocupación por la constatación de que la pandemia del covid-19 “ha puesto en evidencia la desigualdad en la distribución de vacunas y su acceso para las naciones del sur”.

“La ciencia médica debe estar al servicio del ser humano, sin ningún tipo de discriminación geográfica, política o social y el acceso a la vacuna debe ser visto como un derecho humano”, dijo el mandatario durante su intervención, vía telemática, en la cumbre que se celebra en Andorra.

Arce recordó que la distribución desigual de los fármacos anticovid ha sido denunciado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), por lo que pidió en el foro iberoamericano que el acceso a la vacuna contra el covid-19 sea catalogado como “un derecho humano”.

Te puede interesar: David Monreal aclara que tocamiento a compañera fue “roce involuntario”

Arce indicó que, a la fecha, los países ricos han comprado “más de la mitad del suministro de vacunas en el mundo”, a pesar de que solo representan el 16 % de la población mundial.

Como consecuencia de esta situación —añadió el mandatario boliviano— “más de 100 países no han vacunado ni a una sola persona de su población” y, además, “se estima que cerca del 90 % de los habitantes en casi 70 países de bajos ingresos no lograrán vacunarse contra el covid-19 en 2021”.

Publicidad