El gobernante Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), del presidente Andrés López Obrador, se vio manchado por una espiral de escándalos de abuso sexual que amenazan con debilitarlo, a 41 días de las elecciones intermedias en el país.

Un diputado federal acusado de pedofilia tras abusar de un voluntario de su campaña, un aspirante a gobernador que tocó el trasero de una candidata a una alcaldía y otro candidato a jefe provincial acusado de violar a cinco mujeres, son los casos que manchan la imagen de esta formación política en el poder.

Es difícil establecer hasta qué punto estos episodios podrían erosionar el respaldo popular hacia Morena, que según las últimas encuestas acapara la mayoría de las intenciones del voto. En los comicios del 6 de junio se disputarán las 500 bancas de la Cámara de Diputados del Congreso Federal, donde mantiene este partido su hegemonía y las 15 gobernaciones (la mitad del total) en disputa.

Las elecciones intermedias del 6 de junio, donde estarán en juego 21.000 cargos electivos, serán las más grandes de la historia, por cuanto han sido convocados casi 95 millones de votantes (en un país de 126 millones de habitantes).

Lo que sí es cierto es que estas conductas anómalas comienzan a tener consecuencias pues el legislador acusado de ultrajar a su asistente, Saúl Huerta, anunció su renuncia a la reelección como representante parlamentario en el estado de Puebla, vecino a la capital.

Asimismo, el candidato a gobernador del estado sureño de Guerrero, Félix Salgado, acusado de abusar de 5 mujeres, tuvo que recurrir al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, luego que el Instituto Nacional Electoral (INE) le negó el registro aunque por no justificar sus gastos de pre campaña.

Sin embargo, el caso del candidato a gobernador por el céntrico estado de Zacatecas, David Monreal, 55 años, hermano del líder del Senado Ricardo Monreal, uno de los hombres más cercanos al presidente Andrés López Obrador, está todavía en “compás de espera”.

La propia víctima negó haber sido objeto de un contacto impropio, pero se ha difundido otro video en las redes sociales en el cual Monreal aparece tocándola también, pero en los senos.

El caso que ha generado más ruido mediático es el de Huerta, 63 años, al difundirse detalles escabrosos de cómo llevó con engaños a su víctima de 15 años a un hotel capitalino y le dio una bebida adulterada que lo dejó semi-inconsciente, para luego bajarle los pantalones y tocarle sus partes íntimas.

El agredido, que debió ser hospitalizado, logró escapar tras ser sufrir abuso y pedir ayuda a la policía, que detuvo al legislador por unas horas, aunque luego de que este fue liberado haciendo valer su inmunidad parlamentaria, denunciando que había sido blanco “de un intento de chantaje”.

Posteriormente, el joven logró comunicarse con su madre y formuló declaraciones a los medios donde testifica cómo el legislador trató de abusar sexualmente de él y se difundió un video en el que suplica a la familia de la víctima que “no se le destruya” y ofrece una fuerte cantidad de dinero para acallarla.

“Yo no quiero dinero, lo que quiero es justicia”, dijo el adolescente, que no fue identificado.

En declaraciones a la emisora local Radio Fórmula, dijo que Huerta le dio a beber una gaseosa que “me supo amarga” y “ya de ahí no pude” seguir en pie.

Tras este caso, surgieron otras dos acusaciones, una de ellas de un joven que colaboró con el legislador y que se vio obligado a huir a Estados Unidos tras ser abusado cuando tenía 16 años y luego de sufrir amenazas.

El propio presidente Andrés López Obrador, que ha respaldado al aspirante a gobernador de Guerrero, esta vez condenó el abuso cometido por el parlamentario de su partido y dijo que “quien comete un delito tiene que ser castigado”..

En el caso del estado de Veracruz, el gobierno del morenista Cuitláhuac García es señalado por corrupción y nepotismo, principalmente, a pesar de que el presidente López Obrador ha decretado más de 10 veces -a mano alzada- que es un hombre “honesto”, sin embargo, los opositores al morenista ya han presentado pruebas en contrario y amenazan con mostrar videograbaciones que comprometan aún más al partido oficial.

La número dos de Morena, Citlalli Hernández, dijo que solicitará a Huerta que “solicite licencia y se ponga a disposición de la justicia” e incluso dijo que promoverá su “impeachment” para privarlo del fuero y si resulta culpable apoyará su expulsión del partido.

“No vamos a permitir ninguna conducta ni antisocial ni delincuencial ni defenderemos a violadores”, sostuvo.

Publicidad