La Organización Mundial de la Salud (OMS) sigue muy de cerca el desarrollo de la pandemia por coronavirus COVID-19 en América y, en las últimas horas, ha evidenciado que las curvas epidemiológicas en algunos de los principales países de la región en vez de aplanarse, tienden a empinarse con intervalos de subidas y bajadas en casos y muertes.

En su sitio dedicado al coronavirus SARS-CoV-2, la OMS destaca que Brasil registró entre miércoles y jueves un total de 34 mil 918 casos y mil 282 fallecimientos, mientras que Estados Unidos reportó 27 mil 921 positivos y 722 defunciones.

Te puede interesar: OMS ve factible una vacuna contra COVID-19 para principios de 2021

México y Perú, que vivieron una “fase valle” entre martes y miércoles, consignaron en las últimas 24 horas una escalada preocupante. Las autoridades sanitarias mexicanas dieron cuenta el jueves de 4 mil 599 casos de contagio, con un saldo de 722 decesos, mientras que las peruanas informaron de 4 mil 164 nuevos diagnósticos y 196 decesos.

Chile sufrió el incremento más grande en un solo día de forma global, ya que hace dos días sumó a sus balances 31 mil 412 contagios que no se habían contabilizado debido a demoras en los procesos de notificación y actualización.

El país sudamericano, que tiene un recuento mortal de 3 mil 615 personas, llegó el jueves a los 225 mil 103 infectados, muy cerca a los casi 238 mil infectados en Italia, uno de los estados más golpeados por el coronavirus.

En toda América, según la Universidad Johns Hopkins, ya se contabilizan 4 millones 111 mil 988 contagios y 213 mil 44 muertes.

Trump vuelve y apunta hacia China

En una entrevista publicada este jueves en el The Wall Street Journal, el presidente de EE.UU., Donald Trump, insistió en la posible intencionalidad de China en la propagación del COVID-19 para desestabilizar las economías de otros países, si bien admitió no tener pruebas de ello.

“Existe la posibilidad de que haya sido intencional”, criticó Trump, que recordó que algunos expertos internacionales han dicho que China debería haberse movido más rápidamente para contener el coronavirus entre diciembre y enero pasados. China ya en su día se defendió de estas críticas y negó que ocultara el alcance de la propagación.

Asimismo, aseguró que el uso de los test para diagnosticar la enfermedad están “sobrevalorados” pues lo que al final logran es dejar en mal lugar a su país porque da una imagen de gran expansión de la pandemia.

“Personalmente creo que las pruebas están sobrevaloradas, a pesar de que creé la mejor máquina de pruebas de la historia”, apuntó el mandatario estadounidense.

Publicidad