El presidente de México dejó el lunes abierta la posibilidad de desistir de proponer cambios a la Constitución para revertir la reforma energética del 2013-2014, que considera un fraude hecho para favorecer a grandes empresas privadas en detrimento de las estatales Pemex y la eléctrica CFE.

Andrés Manuel López Obrador, un nacionalista en materia petrolera y electricidad, había dicho en varias ocasiones que impulsaría una reforma a la carta magna si no consigue modificar las reglas del juego del sector, pero ha reiterado que respetará las licencias, contratos y concesiones entregados a la fecha.

Te puede interesar: Macron, Merkel, Sánchez y otros 22 líderes buscan tratado sobre pandemias

“Ha quedado claro de que no se va a llevar a cabo, si no es necesario, una reforma constitucional en materia de energéticos”, dijo el mandatario en conferencia de prensa.

En un nuevo intento por hacer cambios a la reforma energética, López Obrador envió el viernes al Congreso una iniciativa para modificar la Ley de Hidrocarburos, que forma parte de un paquete de leyes secundarias de la energética, con unas modificaciones que algunos expertos dijeron podría llevar a expropiaciones.

Pero AMLO, como se conoce popularmente al presidente, argumentó el lunes que la reforma a esa legislación concreta busca poner fin al otorgamiento de licencias para importar combustibles como gasolinas, proteger a la gigante estatal Pemex y evitar lo que calificó como el “contrabando” de algunos de quienes tienen permisos de importación.

“Se van a respetar los contratos, incluso en este asunto, (…) nada más que ya no vamos a otorgar mas contratos si se aprueba la ley”, dijo al asegurar que con la reforma energética se aprobaron unas mil licencias para importación de combustibles de las cuales quedan vigentes unas 75.

AMLO aseguró que esos permisos se fueron cancelando porque quienes los tenían incumplieron con las importaciones de gasolinas, no construyeron instalaciones de almacenamiento, puertos, ni ductos.

“Muchos de esos contratos que se cancelaron se siguen usando de manera irregular y están metiendo combustible de contrabando (…) por eso estamos mandando esta iniciativa de reforma para poner orden, se acaba la robadera”, dijo.

La iniciativa propone suspender temporalmente permisos de petrolíferos por cuestiones de seguridad nacional y energética, en medio de una campaña para fortalecer la mano del Estado en el sector energético.

Hace apenas unos días, la justicia mexicana puso freno a una reformada Ley de la Industria Eléctrica (LIE) promovida por el presidente y aprobada por legisladores que generó un enorme descontento entre inversores.

Publicidad