El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, apuntó este lunes que la “campaña” en contra del Tren Maya –uno de los proyectos de infraestructura más ambiciosos de la actual administración– habría empezado justo después de que su Gobierno clausurara las operaciones de una empresa constructora de EE.UU.

Según el mandatario, no es “casualidad” que una vez que su Gobierno dejó de permitir la extracción de materiales a la empresa constructora Calica, filial de la estadounidense Vulcan Materials, habría organizaciones financiadas por EE.UU. que protestan en Quintana Roo (sur de México) en contra del Tren Maya.

“Están causando un gran daño y es contra el Tren Maya, no contra la empresa”, apuntó López Obrador durante su conferencia de este lunes. En su intervención, mostró imágenes aéreas del “banco” de extracción de materiales que tenía Calica en Quintana Roo, cuyos derechos de explotación fueron cancelados desde 2018 por daños ambientales.

Anuncios

“[En la empresa Calica] se llevaban el material [de Quintana Roo] para las carreteras de EE.UU.”, destacó el mandatario, tras recordar que en la comunidad “se generó una molestia tremenda” contra la compañía estadounidense. A su juicio, lo que ocurre ahora es que la firma extranjera pretende equiparar sus daños ambientales con el impacto que tendrá la construcción del Tren Maya: “Es como la máxima de los conservadores, cuando no tienen argumentos, recurren al lema de ‘todos son iguales'”, puntualizó López Obrador.

Te puede interesar: Liberan en EE.UU. a la hija de ‘El Mencho’, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación

Las declaraciones del mandatario son en respuesta a las protestas contra el Tren Maya que se han registrado en las últimas semanas, que subieron de tono después de que un grupo de actores y cantantes divulgaran un video para oponerse a una de las obras de infraestructura más emblemáticas del actual gobierno.

En esa línea, insistió en desacreditar la legitimidad de esas protestas, presuntamente alentadas por Washington. “Hay organizaciones de ambientalistas que están financiadas por el Gobierno de EE.UU.”, agregó al respecto.

Desde que se prohibiera la extracción de materiales, la empresa Vulcan Materials y el Gobierno mexicano han establecido un proceso de negociaciones en el que ambas partes han amagado con acudir a tribunales de arbitraje internacional para resolver el conflicto.

Sin embargo, en los planes de López Obrador está pactar la compra de 2.400 hectáreas de Calica para la instalación de un parque natural, además de los otros tres espacios en las zonas de Calakmul, Tulum y Uxmal, en el Caribe mexicano.

Durante la conferencia, López Obrador presentó un par de videos donde comuneros de Tulum, en Quintana Roo, manifestaron su apoyo al Tren Maya. En otra grabación, el mandatario mostró los avances del proyecto de reforestación que ha impulsado su administración.

Publicidad