El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, Ricardo Monreal Ávila, informó que presentará una iniciativa de ley para endurecer las penas por exceso de consumo de alcohol y drogas en conductores de vehículos automotores.

En un comunicado, el también coordinador de los senadores de Morena precisó que la propuesta plantea reformar el Artículo 171 del Código Penal Federal e incorporar una pena de tres a seis meses de prisión, multa de entre 10 mil y 15 mil pesos, así como la suspensión de la licencia de manejo de uno a dos años.

Lo anterior, de forma independiente a las sanciones que correspondan por la comisión de alguna infracción a los reglamentos de Tránsito, y si causa daño a las personas o a las cosas.

Destacó que las penas señaladas pueden elevarse al doble cuando el delito se  cometa durante el primer año de haber obtenido la licencia de manejo, por quien maneje vehículos de motor destinados a servicios de autotransporte federal de carga, pasajeros, turismo o transporte privado, o en caso de reincidencia.

Además, el Poder Ejecutivo establecerá el límite de concentración de alcohol permitido en la sangre, que no podrá ser mayor de 0.8 gramos por litro de sangre.

Monreal Ávila destacó será una medida más de prevención, pues cada 32 minutos, en México muere una persona por accidentes de tránsito, por eso es preciso aplicar medidas legales más contundentes para sancionar a quienes conduzcan fuera del límite permitido de alcohol en la sangre o bajo el influjo de estupefacientes o psicotrópicos.

“De acuerdo con el Informe sobre la Situación de la Seguridad Vial en México de 2017, de la Secretaría de Salud, cada 32 minutos muere una persona por accidentes de tránsito, lo que hace que nuestro país tenga el índice más alto de mortalidad entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)”, detalló el senador de Morena.

Del total de casos de fallecimiento por accidente, se calcula que 19.5 por ciento de las muertes causadas por accidentes de tránsito son atribuibles al consumo de alcohol.

Finamente, Monreal Ávila recordó que en 2011 nuestro país creó la Estrategia Nacional de Seguridad Vial 2011-2020, con el propósito de reducir en 50 por ciento las muertes por accidentes de tránsito.

Pero se ha identificado falta de coordinación y asignación de recursos para alinear las estrategias de seguridad entre los organismos involucrados, lo que se suma a la falta de medidas legales más contundentes para concretar las metas establecidas, lo que repercute en una falta de efectividad para alcanzar los resultados deseados.

Publicidad