El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se defendió este martes de las críticas y las presiones que hay en contra de su Gobierno ante la conmoción generada por los imparables crímenes contra periodistas que, en las primeras semanas de este año, ya acumula los asesinatos de José Luis Gamboa, Margarito Martínez Esquivel y Lourdes Maldonado.

“Los asesinatos a periodistas y ciudadanos tienen que ver con el modelo que impusieron desde hace cerca de 40 años llamado neoliberalismo”, aseguró el mandatario en su conferencia de prensa mañanera, que se llevó a cabo en medio de una jornada nacional de protesta impulsada por periodistas de todo el país.

Te puede interesar: La alcaldesa de Acapulco desata una polémica al culpar de la violencia a “la calor” y a los carbohidratos

Anuncios

El neoliberalismo, afirmó, favoreció a las élites y produjo “una tremenda descomposición económica y social” que fue promovida y protagonizada por los gobernantes, ya que eran los primeros en violar la Constitución y las leyes para dedicarse a la frivolidad y al robo.

Al referirse en concreto al caso de Maldonado, quien fue asesinada el pasado domingo en Tijuana, López Obrador señaló que dio instrucciones de llevar a cabo una investigación a fondo porque, a diferencia de sus antecesores, este Gobierno no permite la impunidad.

“Anteriormente había relaciones de complicidad, el Gobierno era una banda de malhechores, ahora no. Entonces podemos investigar porque somos libres y en este y en todos los casos lo vamos a hacer”, dijo.

El presidente presumió que casi siempre se detiene a los responsables de los crímenes. Sin embargo, organizaciones nacionales e internacionales han denunciado, con base en datos oficiales, que en realidad más del 90 % permanecen impunes.

Polémica

Por otra parte, López Obrador calificó a sus adversarios como “hipócritas y deshonestos”, ya que, en su opinión, “usan estos casos para atacarnos porque traen mucho coraje (enojo), les molesta mucho lo que estamos haciendo” y quisieran que continuara el régimen de privilegios.

“Son tiempos de zopilotes”, denunció al denostar el aprovechamiento político que algunos opositores hicieron al difundir las imágenes de la conferencia de prensa de marzo de 2019 en la que Maldonado le pidió directamente ayuda para resolver un conflicto laboral que mantenía con el exgobernador de Baja California, Jaime Bonilla, militante de la coalición que llevó a López Obrador a la presidencia.

Las imágenes se viralizaron ya que la periodista denunció que temía por su vida. Y casi tres años más tarde la mataron a pesar de que ya había ganado la demanda y de que supuestamente estaba al amparo del Programa de Protección a Periodistas de Baja California.

“Hablaban de que aquí estuvo la compañera. En efecto, y estuvo aquí haciendo su denuncia como vienen todos porque hay libertades. Me importa mucho que la gente se entere qué sucedió porque no se contextualiza, no se dan antecedentes, nada más es: ‘qué barbaridad, otro crimen más’. Es lamentable. Realmente nos duele, pero dicen: ‘fue a pedir protección al presidente y miren lo que pasó’, como si no la hubiésemos atendido, como si no nos hubiese importado. Es la idea que quieren plantear de manera perversa”, acusó antes de transmitir el video del momento en el que la periodista le pidió ayuda.

Más allá de las controversias, reconoció que su Gobierno está obligado a aclarar este crimen y a evitar que continúen los asesinatos de periodistas y de ciudadanos.

Publicidad