El presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que no se amenazó al gobierno de los Estados Unidos con expulsar a agentes de la Administración de Control de Drogas (DEA) de dicho país como represalia por la detención del general Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa Nacional (Sedena).

Esto en referencia a lo detallado por medios estadounidenses, quienes aseguraron que México presionó de esta manera a Estados Unidos para que se desestimaran los cargos con el extitular de Sedena.

Te puede interesar: México hará investigación “con los más altos estándares” en el Caso Cienfuegos: Marcelo Ebrard

“Están diciendo que amenazamos con expulsar agentes de corporaciones extranjeras, no amenazamos a nadie, lo único que hicimos por la vía diplomática es expresar nuestra inconformidad, nos entendieron muy bien y se resolvió en esta primera instancia el problema”, expresó.

Ahora la Fiscalía va a llevar a cabo la investigación y esperarnos (…) Se equivocaron en sus notas, no amenazamos con expulsión de los agentes, dijimos que queremos que se informe y se respeten los acuerdos de cooperación , esos acuerdos tiene un sustento cuando se trata de autoridades honorables, ese sustento es la confianza.

El canciller Marcelo Ebrard dejó en claro que lo México está defendiendo es un principio y no a una sola persona.

Señaló que toda indagatoria, toda investigación y mensajes, todo lo que ocurra en territorio nacional que sea del conocimiento de una agencia de otro país con el que tenemos un convenio de cooperación debe ser comunicado a México.

“Está desde 1992” en el tratado de cooperación, afirmó el canciller.

Reiteró que no se está defendiendo a una persona, como se afirmó.

“Desde luego que todo mexicano tiene derecho a que lo acompañemos. Lo que se está defendiendo es un principio. El general Cienfuegos va a ser sujeto de una investigación en México, para eso se requirió al evidencia a los Estados Unidos”, refirió.

En México no existe un escenario de impunidad, sería muy costoso lograr que se desestimaran los cargos en Estados Unidos, que lo regresaran a México y no hacer nada, sería suicida”, argumentó.

López Obrador afirmó que “ahora ya no vamos a seguir informando más, me gustaría más por la independencia y autonomía de la FGR la que esté tratando esta asunto”.

Publicidad