Hace tres semanas jamás hubiéramos podido imaginar la situación que estamos viviendo ahora a escala mundial. Las calles, plazas, parques y avenidas de nuestras ciudades se han quedado desiertas, casi toda la gente se encuentra aislada en sus casas, voluntariamente o de manera forzosa, según el país donde viva.

Esta emergencia sanitaria ha escalado hasta convertirse en una crisis económica y política de proporciones inusitadas. Por sí sola pone en relieve las grandes desigualdades e injusticias de nuestro sistema político capitalista. Es evidente la desatención del Estado hacia los grupos más vulnerables, los adultos mayores, la gente con escasos recursos que subsiste mediante el trabajo informal, todos ellos probablemente no superarán a esta catástrofe.

Por otra parte, las medidas aplicadas, sobre todo respecto a la movilidad urbana, el confinamiento, las restricciones migratorias, la prohibición de vuelos internacionales, están teniendo un efecto secundario extrañamente positivo para el medio ambiente: los niveles de monóxido de carbono en la atmósfera no habían estado tan bajos desde 2008, cuando se vivió la gran recesión económica más reciente. Así que no es casualidad, parece ser que la vía más clara y efectiva para combatir el cambio climático es la drástica desaceleración económica.

La transformación de las ciudades en sitios habitables y limpios, con grandes jardines en lugar de autopistas, donde se trabaje y estudie desde casa, donde se eviten los desplazamientos innecesarios, se está verificando de manera evidente, desgraciadamente por las razones equivocadas, pues lo que la mayoría de nosotros deseamos es que la crisis termine y podamos retomar nuestras actividades “normales”.

TANGENTE

ENSAYO VISUAL

El artista Ian Alan Paul ha publicado en su web (ianalanpaul.com) un interesante texto y ensayo visual titulado: Climate, Capitalism, Control. El video realizado con fragmentos tomados de YouTube, ilustra el sinsentido de nuestro sistema económico y social.

Publicidad