Muchos lugares comunes rondan el enigma de Caravaggio. Muchos de ellos necesitan ser desacreditados. Por ejemplo, el que lo ve como un pintor ateo, descreído o incluso herético. La relación entre el gran artista y la fe centró la concurrida sesión inaugural -unos 300 participantes- de la conferencia “1951-2021 El enigma Caravaggio. Nuevos estudios comparados”. La iniciativa, organizada en la plataforma Zoom de la Universidad de la Sapienza de Roma y la Accademia Urbana delle Arti por los historiadores del arte Sergio Rossi y Rodolfo Papa los días 12, 19, 21, 26 y 28 de enero, reunió a cuarenta expertos internacionales.

Dos aniversarios

La ocasión viene dada por dos aniversarios significativos: el 450º aniversario de su nacimiento y el 70º aniversario de la memorable exposición celebrada en Milán en la primavera de 1951. La exposición representó un punto de inflexión, un momento culminante de los estudios sobre Caravaggio en la primera mitad del siglo XX, la consagración de Michelangelo Merisi.

Anuncios

Te puede interesar: Las joyas que hallaron enterradas en un campo de exterminio nazi: “es escalofriante”

El gran ausente

Hasta entonces, la historiografía y la historia crítica no contaban con Caravaggio entre los gigantes de la historia del arte. Un dato significativo a este respecto es el que ha señalado la directora de los Museos Vaticanos, Barbara Jatta, al moderar los trabajos: el nombre de Caravaggio está ausente de los mosaicos que componen los de los pintores -Rafael, Leonardo, Tiziano, Melozzo, Perugino y Giotto- en la fachada del gran edificio de la Pinacoteca Vaticana construido por Luca Beltrami a instancias de Pío XI e inaugurado en 1932, hace exactamente noventa años.
Caravaggio y la fe

“Antes de la revalorización de Caravaggio por parte de Longhi -explica Barbara Jatta a Vatican News-, Caravaggio era considerado un hereje, una persona demasiado cruda en su forma de representar lo sagrado. Esta visión ha sido desmontada por la investigación en los últimos setenta años”. No es casualidad que hoy se redescubran la fe y la espiritualidad de Caravaggio.

La Deposición en los Museos Vaticanos

Los Museos Vaticanos albergan la que muchos consideran la obra maestra indiscutible del pintor lombardo: la Deposición. Cuando se creó la Pinacoteca en la década de 1930, el cuadro se colocó en una posición central en la Sala Barocca. La directora de los Museos Vaticanos recuerda: “La obra procede de la iglesia romana de Santa María in Vallicella, de la que fue extraída durante la campaña napoleónica y expuesta en el Louvre de Francia. En 1815, Canova la devolvió a Roma y la colocó en el Vaticano. El cuadro atestigua la gran devoción del artista”.

Sombras a iluminar

Todavía hay muchas sombras sobre la agitada y fascinante vida de Caravaggio: diluirlas y arrojar luz es uno de los objetivos de la conferencia. Entre las muchas cuestiones que se debatirán están la relación del pintor con sus padres, las razones por las que abandonó Milán, el momento de su llegada a Roma y su influencia estilística en la pintura internacional, desde España hasta América Latina. El formato online del simposio permite llegar a un elevado número de participantes: “como hemos visto también en la conferencia dedicada por los Museos Vaticanos a Rafael”, añade Barbara Jatta, “este es el futuro de la investigación científica en profundidad”. Cada jornada de estudio consta de dos sesiones de trabajo con la posibilidad de que los participantes hagan preguntas. Más información en el sitio web de la conferencia.

Publicidad