Tintín, cumple 90 años

Anuncios
Anuncios

El mundo cambiaba y había que contarlo. Los reporteros aterrizaban en exóticos y recónditos rincones del mundo para disfrute de Occidente en el período de preguerras. Y en ese contexto Georges Prosper Remi, mundialmente conocido hoy como ‘Hergé’, se inventó a Tintín, un joven reportero que iba a recorrer el mundo en sus viñetas para entretener y aleccionar a los jóvenes lectores europeos desde su primera aparición, el 10 de enero de 1929.

Nueve décadas después, Tintín es un icono del cómic francobelga y una celebridad en Bélgica más allá del papel. Si en su primera aparición se trasladó a la Unión Soviética bajo el traslúcido apodo del ‘país de los soviets’, después se aventuró a la Luna cuando el planeta se quedó pequeño para el teórico reportero y unos personajes secundarios con tanta trayectoria como él: el capitán Haddock, el perro Milú, el profesor Tornasol y los peculiares Hernández y Fernández.

Bélgica celebra estos días el cumpleaños del rubio de los tebeos pero durante mucho tiempo la polémica acompañó a una obra que ayudó a la propaganda anticomunista y que se asoció a Hergé con publicaciones filonazis -en buena parte obligadas por la invasión germánica de la zona- Sin embargo, pasada la II Guerra Mundial, el autor desarrolló un Tintín más neutral y toda su obra consiguió el reconocimiento por la creación de un personaje con un legado continuado durante 24 entregas que ha vendido más de 250 millones de ejemplares y ha sido traducido a más de 120 idiomas.

Hoy, la legión de seguidores es más especializada. Sus tebeos de línea clara deben competir con el manga y los superhéroes de Marvel en las tiendas de cómics, pero el goteo de ventas se mantiene. En Norma Cómics, tienda especializada en el noveno arte en Barcelona, cuentan que la venta de sus ejemplares es sostenida pero baja respecto a las colecciones de los estantes japoneses y americanos, aunque relacionada con la falta de novedades (la última original se publicó en 1975 la última reedición con algo de originalidad en el año 2017 al colorear precisamente ‘Tintín en el país de los soviets’). Su paseo por la Luna se mantiene como uno de los más recordados con el peculiar cohete que suele presidir numerosas tiendas de cómics. Eso sí, los tintinófilos siguen acudiendo para comprar figuras de cerámica casi exclusivas y otras piezas de mercadotecnia porque lo normal es que sus seguidores ya cuenten en sus hogares con todo el material en papel distribuido hasta ahora.

El resurgimiento de la atención por Tintín podría darse próximamente si se cumplen las expectativas de Steven Spielberg y Peter Jackson, seguidores del muchacho belga, quienes no acertó con su primera adaptación al cine -‘El secreto del unicornio’- con las nuevas técnicas de captura en movimiento -las antiguas adaptaciones de dibujos animados tuvieron mejor acogida por parte de los lectores y el público en general-.

Quizás por eso Tintín se mantiene como es eterno joven el día que ha cumplido 90 años.

Publicidad