Este islote se llama Turnip Rock y está en el Lago Hurón, en Port Austin, en el estadounidense estado de Michigan.

El Huron Lake, que lleva el nombre de una tribu india local bautizada así por los franceses en el siglo XVIII, es uno de los Grandes Lagos (son cinco) fronterizos entre EEUU y Canadá y, al parecer, este tipo de formaciones rocosas son bastante habituales en sus riberas.

Ésta es especialmente fotogénica pero con una pequeña trampa: la base de arenisca ha sido reforzada con hormigón ante el temor de que la erosión que produce la subida y bajada de la marea termine por derruirla.

El terreno circundante de Turnip Rock es de propiedad privada, por lo que la única forma de acercarse es por el agua, en un bote. Y ya puestos se puede navegar una milla lago adentro para ver un curioso faro de ladrillo sobre una gran plataforma.

Publicidad