HIPÓLITO: EL QUE AVISA NO ES TRAIDOR

Como ocurre durante el último año de gestión de las autoridades en nuestro país y en otras naciones con similares características de retraso, en el municipio de Xalapa empiezan a observarse situaciones que hacen recordar al famoso y mexicano “Año de Hidalgo”.

Y quizá en esta ciudad se noten más esas situaciones, dada la proclividad del actual alcalde a comportarse como todo un hidalgo. Sin embargo, la hidalguía de Américo Zúñiga le lleva a mostrar con exceso sus rancias mañas, volviendo hediondo un ambiente que pretende ser floral.

Tan sólo en este año de despropósitos y decisiones atrevidas en el ayuntamiento de la capital del estado, los xalapeños que no le aplauden las ocurrencias a Zúñiga Martínez, han debido soportar varios tropiezos que no se pueden deber a ignorancia o falta de preparación, sino a una bien estudiada y convenenciera estrategia de salida decembrina.

Después de ponerse a pavimentar calles del centro histórico, ignorando la inconformidad social, ha seguido impulsando su fallido cierre dominguero y familiar de Murillo Vidal, al que muy pocos acuden, pero que sacuden las redes sociales como el mayor éxito de cohesión social descubierto por Américo. Después, continuó con sus consabidos festivalitos “culturales” como el de las tunas callejeras al estilo potosino. Ahora, anda haciendo otro altar al ego artesanal, Soy Festival, o algo así.

Su pifia o voracidad más señalada, que obligó a pararlo en seco, es la necedad de concesionar el relleno sanitario de Xalapa, aspecto que debió dejar al próximo alcalde, Hipólito Rodríguez Herrero. Este estilo autoritario de Zúñiga, le ha advertido a un enérgico Hipólito, la necesidad de revisar muy bien la gestión del que será su antecesor en el cargo.

Por ello, el prestigiado académico, que tomará las riendas municipales en enero próximo, ha dicho que revisará con lupa y que incluso ya ha gestionado un amparo ante este trámite tempranero de concesión. Esa gestión ante la Legislatura, fue asumida a destiempo y con absoluta falta de clase por Américo.

En el editorial HIPÓLITO RODRÍGUEZ: PREPARARSE PARA GOBERNAR, publicado en Palabras Claras el pasado 26 de junio, se hizo referencia a diversas consideraciones en torno al ahora alcalde electo de Xalapa.

Entre otros aspectos, se señaló: “Por esta clase de circunstancias adversas… es muy probable que varios alcaldes electos, estén meditando en cómo llevar a cabo la organización del gobierno en sus municipios, y también, buscando a las personas que invitarán como colaboradores. Pero fundamentalmente, ponderando las acciones a desarrollar en los Ayuntamientos para disminuir la delincuencia, la impunidad y la corrupción”.

“Hipólito Rodríguez… ha manifestado dos cosas que hay que aplaudir: Se retirará a la docencia y la investigación, una vez concluya su gestión municipal. También ha dicho que auditará la gestión de Américo. Dos grandes decisiones. Si las cumple cuando llegue el momento, demostrará ser un hombre honesto, sabio y congruente.

Por lo pronto, ha enviado senda señal a Américo Zúñiga. El que avisa, no es traidor.

Asadero Cien