La inédita violencia que experimentan los veracruzanos en esta contienda electoral está motivando una serie de reflexiones en la sociedad y en importantes personajes de la vida pública estatal. La entidad encabeza este tipo de delitos de orden político en el país y las luces de alerta se mencionan diariamente en muchos medios de comunicación. 

En estos momentos la población comenta la liberación de la exalcaldesa y exdiputada priista de San Andrés Tuxtla, además del asesinato de un aspirante morenista a la alcaldía de Misantla. Por si no fuera bastante, el líder estatal del Partido Encuentro Social acusa el incremento de la violencia contra candidatos de ese partido, entre ellos el candidato a alcalde de Tezonapa, golpeado por desconocidos en días pasados. 

Ante estas circunstancias la gente percibe varios problemas: uno de ellos es la posibilidad de que esta clase de peligros o atentados violentos previos o durante la jornada comicial, desaliente la votación masiva en las casillas; otro más, la posibilidad de que individuos sin escrúpulos o de cuestionados antecedentes estén participando como contendientes o como oscuros asociados de candidatos en municipios grandes o pequeños.

Por ello resultan oportunas las palabras del arzobispo Hipólito Reyes Larios en su homilía dominical, cuando pidió a todos acudir a votar este 6 de junio, recalcando en que debiera darse el voto a aquellos candidatos y candidatas que tengan buenas obras y frutos a lo largo de su carrera política, exhortando a los electores a conocer bien a tales candidatos. 

El padre Suazo, el vocero de la iglesia católica fue explícito cuando se refirió a los aspirantes a los cargos: “Algunos candidatos deberían ofrecer disculpas, antes de pedir el voto”, referencia que hizo a raíz del aprovechamiento de la desgracia por las pasadas inundaciones, que algunos candidatos utilizaron para activar sus campañas. A la población pidió que no vendieran su voto y que no se prestaran a chantajes, porque “el que compra para ganar, llega para robar” y que “aprovecharse de las necesidades es inmoral y deshonesto”.

El párrafo inicial del comunicado dominical de la Arquidiócesis de Xalapa había establecido tres grupos de candidatos: “rostros nuevos, repetidos y otros muy reciclados”.

Te puede interesar: OPOSICIÓN DE JUNIO: LOS MISMOS NOMBRES Y MAÑAS

La institución católica ha externado su preocupación por el hartazgo hacia la clase política, hacia la violencia creciente y hacia el reconocimiento de que los candidatos han desmejorado de manera inusitada.

Ayer mismo la Arquidiócesis criticó el uso de las instituciones de procuración de justicia para fines políticos, como ocurre en varios estados, además de Veracruz.

Interesantes apreciaciones de la autoridad eclesiástica, si consideramos dos factores relevantes: el 83 por ciento de los veracruzanos profesa la religión católica y el 62 por ciento de los electores aún están indecisos.

Considerando que algunos prospectos parecen camiones con peligrosos explosivos o con inútiles balas de salva, y para no caer en el penoso error, cada uno de nosotros debería examinar detenidamente los antecedentes y frutos de los candidatos a la alcaldía y a las diputaciones (local y federal) antes de llegar a la casilla correspondiente.  

Conoce a tu candidato para poder darte a conocer de la mejor manera, aunque luego llegues a la conclusión de que efectivamente la opinión mayoritaria es la mejor, pero primero hay que valorarla por uno mismo.

Publicidad