En la conferencia mañanera del presidente López Obrador el día de ayer, el ejecutivo federal tocó uno de los temas más sensibles para la población. Dijo que se realizarán obras de reparación de caminos, principalmente los que conducen al norte de Veracruz.

El presidente de la república anunció que “se van a construir y reconstruir todos los caminos del norte de Veracruz. Son de los caminos más abandonados de México, pero de años, los caminos de Tempoal, de Pánuco, llenos de baches…todo el norte. Ahora, hay una partida especial para arreglar esos caminos. En el sur se va a mejorar el puerto de Coatzacoalcos, es parte del desarrollo del Istmo, se va a rehabilitar la refinería de Minatitlán…También se sembrarán cerca de 200 mil hectáreas de árboles maderables, se apoyará mucho el cultivo del café, y se va a apoyar a los cañeros, hay muchas obras para Veracruz.”

López Obrador sabe que el desarrollo de una nación tiene que ver con la reactivación económica y con la seguridad y tranquilidad de la población. El norte veracruzano lleva muchos años olvidado, y la autopista Veracruz-Tampico solo es realidad en algunos tramos, como el recientemente concluido entre Totomoxtle y San Rafael. Por eso la gente del norte ha dicho que los del gobierno piensan que Veracruz solo llega hasta Tuxpan.

El tramo de autopista Laguna Verde-Gutiérrez Zamora se construye a paso de tortuga o está detenido a causa de malas negociaciones, problemas ambientales y retrasos imputables a la concesionaria portuguesa Mota-Engil a cargo de los trabajos. Este proyecto empezó con muchas dificultades a la mitad de la gestión de Peña Nieto, y según el programa de construcción, debería está ya en operación. 

Sobre las deficiencias y problemas de dicha obra, que quizá alcance a esta fecha un 30 por ciento de avance, Palabras Claraspublicó un reportaje el 8 de enero de 2018 con el título Autopista Laguna Verde-Gutiérrez Zamora: Retraso y daño ambiental. 

El tramo inaugurado de 48 kilómetros ha sido motivo de quejas por insuficiencias técnicas y alta cuota de peaje, y en San Rafael dicen que esa etapa se terminó primero para que pudiera llegar ahí desde el aeropuerto de Poza Rica el propietario de la empresa Juguera Citrofrut. Dadas las peculiaridades que presenta la obra, no sería nada extraño que la oficina de la presidencia ordenara una revisión exhaustiva de la concesión carretera, del proyecto ejecutivo en proceso, de los costos e inversiones y de los constantes atrasos.

A como se observan las cosas, y a partir del anuncio presidencial, es posible que la federación venga a echarle una mano al gobierno de Cuitláhuac García y que el delegado Manuel Huerta agilice todas las acciones y programas a fin de cuidar y procurar la elección intermedia que se aproxima.

Por su parte, el gobierno estatal debe dejar la modorra y la inacción y ponerse a resolver LOS GRAVES PROBLEMAS DE VERACRUZ. Es necesario soltar el presupuesto y el gasto para impulsar las economías regionales. El tiempo de aprendizaje debe terminar, así como los escarceos y circos políticos que a nada conducen.  

El primer mandatario de la nación no puede dedicarse a cogobernar Veracruz, si para eso tiene a Cuitláhuac y a todo un gabinete leal y cuidadosamente seleccionado.

En todo caso, la presidencia y el gobierno del estado deben reconstruir y poner en condiciones los caminos de esta entidad federativa. Los que se tienen, ahora deteriorados, peligrosos y solitarios, sirven más a las bandas delincuenciales y al crecimiento de la criminalidad, que a los propios veracruzanos y turistas que ya no quieren circular por caminos en esas condiciones.

Publicidad