En el editorial “DANTE DELGADO, EL FLECHADOR”, publicado el 27 de octubre pasado en Palabras Claras, se habló del estilo, los logros y los proyectos de Dante Delgado Rannauro en la política nacional.

Entre otras cosas, ese día se dijo: “Dante Delgado, también quiere seguir participando en el juego por la democracia en México. Pero esta estrategia está enfocada al orden federal, con objetivos presidenciales. A nivel estatal, no se duda que esté haciendo su mejor movimiento naranja en pos de las alcaldías veracruzanas del año próximo, y la gubernatura en el siguiente”.

Siendo uno de los políticos más reconocidos que ha tenido el estado, ayer hizo una declaración que dibuja el futuro inmediato de su partido y de él mismo.

Antes que otra cosa, el dirigente naranja identificó dos circunstancias importantísimas en estos momentos a nivel estatal y federal: primero, el reconocimiento de que el gobernador Yunes, su irreconciliable enemigo, es el elemento clave para unirlo ipso facto con Andrés Manuel en lo estatal, y en consecuencia, considerar seriamente una alianza provechosa con el tabasqueño también en lo nacional.

En segundo lugar, la oportunidad de salir en su ayuda, ante la mayor urgencia que tiene el principal candidato a la presidencia, en estos días previos a elecciones en varios estados. No fue casualidad que en Veracruz, donde surgieron los vergonzosos videos de Eva Cadena, el día de ayer saliera a lavarle la cara a uno de sus frecuentes aliados en la izquierda. Valiéndose de ese antecedente, Dante salió presuroso ante los medios de comunicación a asegurar que “Andrés Manuel vive en tremenda austeridad”.

Con la experiencia de un viejo zorro de la política mexicana, Dante volvió a tirar una certera flecha, aunque se cuidó de no declarar, por el momento, si está a favor de la alianza de partidos de izquierda que convocó hace unos días López Obrador. Después de hacer el guiño limpiador y como buen negociante que es, el dirigente de Movimiento Ciudadano guardó sus cartas y desde ayer espera el ofrecimiento que sin duda le hará el tabasqueño.

Y es que esta alianza es vital para ambos actores de la izquierda nacional. Ante la duda de la honestidad de Andrés Manuel, sembrada en los inoportunos videos de Eva, el Peje requiere urgentemente que otro partido nacional se sume a su campaña por la presidencia. Y qué mejor, que uno que ya tiró sus armas en prenda por él y su integridad.

Por su parte, Dante Delgado busca una recuperación de votos en Veracruz este año. Por esa razón, subir a sus candidatos al barco de Morena desde ahora, le brindará jugosos dividendos.

Y si las cosas llegaran a pintar de maravilla este 4 de junio, por qué no arrancar de una vez, una campaña a la gubernatura veracruzana, enfocada a acabar de tajo con los sueños tropicales de la sucesión yunista en 2018. Recordemos que Dante no está impedido para ser candidato a gobernador, como ya lo determinó el Órgano Supremo de Justicia de la Nación.

Los astros están orientados favorablemente. Las flechas de Dante surcan el cielo mexicano. Además de las que ya ha acertado, alguna otra puede dar en el blanco.

Dante Delgado quiere demostrar la astucia, la perseverancia, el arrojo y la puntería que mostró el Odiseo de Homero.

Publicidad