Xalapa, Ver.- La arquidiócesis de Xalapa tiene una nueva parroquia pues el pasado 31 de agosto de 2019, el Arzobispo, Hipólito Reyes Larios visitó la comunidad de la colonia El Moral, en esta ciudad de Xalapa para llevar a cabo la erección canónica de la nueva parroquia Jesucristo el Buen Pastor.

Allí se dio posesión a su primer párroco el padre Joaquín Dauzón Montero. La ceremonia se llevó a cabo durante la celebración eucarística presidida por el Arzobispo de Xalapa a las 12 horas y concelebrada por unos 15 sacerdotes. 

El vocero de la arquidiócesis José Manuel Suazo Reyes dijo que Conforme al decreto de erección, leído ante la comunidad por el Decano de ese territorio, el padre Hugo de Gasperín Zanatta, el templo parroquial Jesucristo el Buen Pastor, se ubica en la Privada México 23 de la Colonia El Moral. El territorio de la nueva comunidad parroquial ha sido desmembrado de las parroquias Nuestra Señora de la Asunción y de Corpus Christi. 

Con esta nueva parroquia, la Arquidiócesis de Xalapa suma ya 90 parroquias, distribuidas en 13 decanatos o regiones pastorales. 

Los límites territoriales de esta son al norte con la Parroquia de San José Banderilla, al sur con la Parroquia de Corpus Christi, el este con la Parroquia de N.S. de la Asunción y al Oeste con la Parroquia de San Juan Evangelista. Pertenecen a esta nueva comunidad parroquial las colonias: El Moral, José Vasconcelos, Rubén Pabello Acosta y Sóstenes M. Blanco. Esta parroquia formará parte del Decanato Norte de la ciudad de Xalapa.

El término “parroquia” proviene del griego Paroikía (habitar cerca de, junto de, al lado de) se compone de 2 términos “para” (al lado de, junto a) y “oikos” (casa, habitación), da la idea de un lugar de residencia o estadía. 

Conforme al Canon 515 § 1 del Código de Derecho Canónico, una parroquia “es una determinada comunidad de fieles constituida de modo estable en la Iglesia particular, cuya cura pastoral, bajo la autoridad del Obispo diocesano, se encomienda a un párroco, como su pastor propio. 

Por su parte, el Catecismo de la Iglesia Católica, agrega que una parroquia “es el lugar donde todos los fieles pueden reunirse para la celebración dominical de la eucaristía. La parroquia inicia al pueblo cristiano en la expresión ordinaria de la vida litúrgica, la congrega en esta celebración; le enseña la doctrina salvífica de Cristo. Practica la caridad del Señor en obras buenas y fraternas” (Catecismo de la Iglesia Católica, 2179).

La parroquia se entiende además como “una comunidad de comunidades”, es un espacio donde los ministerios y carismas se ponen al servicio de los demás. Antes que ser una estructura, territorio o un edificio, es una comunidad de personas que viven, celebran y anuncian su fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Se trata de la familia de Dios que anuncia la Buena Nueva del Evangelio, celebra la fe y sirve a sus hermanos. 

Después de la familia, la Parroquia es una escuela de fe, oración y educación moral. La parroquia reúne a los fieles de un territorio, sin distinción de origen, status social o edad. La Parroquia reúne a los hijos de Dios para alimentarlos y ayudarles a madurar su vida cristiana.

Publicidad