La Fiscalía General del Estado se negó a atender a un grupo de 17 personas víctimas de una presunta estafa, quienes intentaron denunciar los hechos.

Los afectados se inconformaron afuera de las instalaciones de la Unida de Atención Temprana y acusaron que 2 supuestos gestores, plenamente identificados, les garantizaron que podrían asignarlos en plazas de TELMEX y de la Fundación Carlos Slim.

Al respecto, señalaron como presuntos responsables al camillero del Asilo Sayago, Julio Salazar Rogelio, así como la enfermera jubilada del CECAN, Esther Sánchez Cruz, integrante de la asociación “Palabras y Hechos”.

Te puede interesar: Adeuda Liconsa 9.5 mdp a productores lecheros veracruzanos

Supuestamente dichas personas les darían los espacios de trabajo gestionados por Roberto Juárez Jiménez, supuesto diputado de MORENA, y que otra persona, de nombre Gabriela Peñaloza, sería su jefa inmediata.

Al ofrecerles el empleo los presuntos estafadores les pidieron 2 mil 500 pesos para realizar pruebas antidopaje, adquirir uniformes y capacitación, dinero que pagaron los 17 afectados; un total de 42 mil 500 pesos.

Sin embargo, después al acudir a las oficinas de TELMEX en la calle Leandro Valle del centro de Xalapa los empleados del lugar les informaron que no sabían nada del asunto y que no había plazas disponibles de la fundación Carlos Slim.

Los inconforme insistieron que cuentan con váuchers de los depósitos realizados, así como el domicilio y la dirección del centro de trabajo de los presuntos gestores, pero personal de la Fiscalía les señaló este martes que “no hay nada que hacer”.

“Fui una de las que entró a la Fiscalía y nos dijeron que no puede proceder (…); nos dijeron que la única alternativa que aquí le ven es que la persona que nos incitó a unirnos a estas plazas nos firme un pagaré.

“Ello para que posteriormente se pueda proceder de la forma civil y que se demande por incumplimiento; pero están de ‘brazos cruzados’ y no se puede hacer nada”, afirmó uno de los supuestos estafados.

Las personas inconformes pidieron anonimato debido a que los gestores tienen documentos personales.

Publicidad