Por el simple hecho de colocar cámaras de videovigilancia no se inhibe la violencia, ni la delincuencia, pues sólo forma parte de una amplia estrategia coordinada para garantizar la tranquilidad de los veracruzanos, mencionó el diputado local y presidente de la Mesa Directiva del Congreso local, José Manuel Pozos Castro.

Recordó que él fue el primer director del Centro de Control, Comando, Cómputo y Comunicaciones (C-4), y fue esa innovación la que permitió disminuir los índices delictivos y hacer una persecución de los delitos, pero nunca abatió por completo la inseguridad, como se hace querer creer ahora que 6 mil cámaras acabarán con la inseguridad.

“Lamentablemente este centro ha sido abandonado, y no ha funcionado de manera correcta, pues cuando se creó contaba con tecnología de punta y era de los mejores a nivel Latinoamérica”, expresó.

Desde su perspectiva, la propuesta del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares de colocar más de 6 mil videocámaras no resolverá el problema de la inseguridad, pues indicó que el principal problema de este servicio es la falta de una respuesta efectiva.

“La clave es la coordinación entre el área de recepción de la llamada de urgencia, con los cuerpos de policía y de emergencia, pero hoy en día no existe una adecuada coordinación”, añadió.

José Manuel Pozos Castro recordó que al iniciar el C-4 hace cerca de 20 años el tiempo de respuesta era hasta de 3 minutos, pero hoy en día, la queja de la población es que en ocasiones ni siquiera hay una respuesta a sus llamados de auxilio.

Ante este panorama, dijo que hace falta eficientar el C-4, sin la necesidad de nuevas leyes, pues ya existen normas y reglamentos para este tipo de centros de control, para brindar apoyo a la población, y ahora la clave es contar con personal capacitado y la coordinación con las diversas corporaciones en el Estado de Veracruz, ya sean federales, estatales o municipales.

Publicidad