En la primera entrega de la auditoría a la cuenta pública 2018, la Auditoría Superior de la Federación (ASF), detectó un desvío de 132.1 millones de pesos federales en el último año del gobierno de Miguel Angel Yunes. 

De acuerdo a datos de la auditoría de ese recurso, ha devuelto 44 millones de pesos, por lo que le faltan aclarar 88.1 millones de pesos de dinero procedente de fondos de salud, educación e infraestructura. 

La ASF realiza la auditoría de la cuenta pública en tres entregas, la primera en junio, que fue entregada este viernes a la Cámara de Diputados, la segunda parte la entregará en octubre y la tercera en febrero del 2020. 

En las auditorias al primer año del gobierno de Yunes en 2017, la ASF detectó daño patrimonial en diversos fondos por 1 mil 124 millones de pesos, de los cuales, aclaró y devolvió recursos por 178.2 millones de pesos, por lo que aun tiene que aclarar el uso de 923.4 millones de pesos. AVC realizó una nota sobre este recurso. 

Con información de AVC

Publicidad