Xalapa.- Padres de familia de estudiantes de la Benemérita Escuela Normal Veracruzana “Enrique C. Rébsamen”, se quejaron por el horario de clases impuesto a los alumnos de nuevo ingreso, por considerarlo “antipedagógico”.

Esto luego de que se fijó un horario de 7:00 a 15:30 y de 16:30 a 18:30 a pesar de que el horario habitual de la escuela era de 7:00 a 15:30 de lunes a viernes.

“Violentando con ello los derechos que como personas les asisten, considerando las implicaciones, ya que se trata de una medida antipedagógica por la cantidad de tiempo que los jóvenes deben pasar en las aulas”, señalaron los padres.

Advierten que la medida pone en riesgo la integridad física y emocional de los estudiantes. Indicaron que entrar tan temprano, a las 7:00 de la mañana, supone que los jóvenes en su receso de 11:00 a 11:30 deban comprar su desayuno en las cafeterías o puestos de la escuela y que en el receso de comida de 15:30 a 16:30, tengan que hacer un nuevo gasto en dichos expendios de comida, porque a pocos les da tiempo de trasladarse a su casa, comer y regresar.

“El costo de la alimentación, el transporte y demás gastos que implican los materiales de estudio, ¿fueron considerados por las autoridades educativas de la institución? O, ¿se trató de una medida unilateral que poco o nada atiende las condiciones de los estudiantes? (…) ¿Qué teoría o principio psicopedagógico sustenta esta decisión? ¿Se tiene la certeza que a mayor número de horas en la escuela/aula, se logran mejores aprendizajes?”, cuestionaron.

Además, señalaron que a los estudiantes se les enseñará con planes de estudio obsoletos, que datan de 1999 para Educación Secundaria, 2002 para Educación Física, 2004 para Educación Especial y 2012 para Educación Preescolar y Primaria, sabiendo que la Secretaria de Educación Pública tiene planes de estudio 2018.

Advierte que existe “hay una atiborramiento” de información por la cantidad de materias y contenidos que deben asimilarse en estas condiciones de estrés y cansancio diario.

“Ni se diga de las implicaciones que tiene salir a esta hora, trasladarse a sus respectivas casas a realizar lecturas y a producir evidencias de aprendizaje en los términos y las condiciones que exigen los docentes responsables de los cursos. Si bien es cierto que algunos docentes son conscientes de la situación y flexibilizan la producción de tareas, ello no garantiza el pleno disfrute del tiempo necesario para el descanso físico y emocional de todos”. 

Los padres señalaron que hay estudiantes que apoyan a la economía de sus familias trabajando en horarios vespertinos, otros estudian otras carreras en modalidades presenciales y/o en línea y algunas otras condiciones que, este horario no advertido previamente, les está impidiendo realizar.

“Algunos jóvenes no radican en la ciudad de Xalapa y diariamente se trasladan de sus comunidades de origen y dicho horario pone en riesgo su integridad, al tener que regresar a sus comunidades de origen a altas horas de la noche, lo cual sin duda se convierte en una barrera para su permanencia y para la conclusión de sus estudios”.

Por ello, exigieron a las autoridades federales y estatales analicen las decisiones que las autoridades de la Escuela Normal “Enrique C. Rébsamen” han implementado, realicen un diagnóstico serio de las condiciones socio-económicas de los estudiantes, escuchen las necesidades y expectativas de los mismos y en función de los resultados, reconsideren establecer un horario que equilibre las necesidades formativas con las del desarrollo físico y emocional de los estudiantes.

Publicidad