Xalapa, Ver.- El arzobispo de Xalapa, Hipólito Resyes Larios, aseveró que en este tiempo de emergencia sanitaria nos apremia privilegiar la caridad hacia el prójimo especialmente a los más vulnerables. 

Por ello señala que será necesario poner en práctica la pastoral social y mantener abiertas las Cáritas parroquiales para la solidaridad, el desprendimiento y la cercanía con la población que está más necesitada.

En una circular dirigida al Obispo Auxiliar Don José Rafael Palma Capetillo, a los Presbíteros, a los Diáconos, a las Consagradas y Consagrados, a los Seminaristas y Formandas, a las Laicas y Laicos de la Arquidiócesis de Xalapa expone que se viven tiempos difíciles en los que como personas de fe llevan a expresar la confianza en Dios “nuestro Padre, en su Hijo Redentor y en el Espíritu Santo Consolador”

“Creemos que Dios camina con nosotros y nunca nos abandona, nos consuelan las palabras del Señor que dice en el Evangelio: yo estaré con ustedes, todos los días hasta el fin del mundo”, dice.

Así, recuerda que dadas las circunstancias de esta segunda etapa de la contingencia sanitaria, y atendiendo las recomendaciones que las autoridades sanitarias están haciendo,, con el objeto de protegernos unos a otros, puesto que somos una sola familia, se llevarán a cabo en la Arquidiócesis de Xalapa, algunas providencias.

Expone que mientras se encuentre la segunda fase de la contingencia sanitaria, para que los feligreses sigan disponiendo de un espacio sagrado de encuentro con Dios a través de la oración y la meditación personal, se deben mantener los templos abiertos en los horarios habituales de cada parroquia, de esa manera podrán hacer su visita al sagrario y venerar las imágenes de su devoción.

Asimismo los sacerdotes deberán celebrar la sagrada eucaristía todos los días, sin la presencia de fieles laicos, incluyendo las intenciones de todas sus comunidades.

Se celebrarán los oficios litúrgicos de la Semana Santa en forma breve y sin la presencia de los feligreses. La celebración de la Misa Crismal se llevará a cabo en una fecha posterior que se avisará oportunamente.

En estas circunstancias, llamó a los feligreses a valorar la celebración de la fe en sus hogares para manifestar plenamente el sentido de la Iglesia doméstica.

“Los discípulos de Cristo alimentamos nuestra fe mediante la escucha de la Palabra de Dios, la participación en los sacramentos, la oración y la celebración de la piedad popular, que en estos tiempos de contingencia se pueden hacer siguiendo los medios de comunicación y las plataformas digitales que tengan a su disposición”, dijo.

Además recomendó que los templos e instalaciones observen estrictas medidas higiénicas y sanitarias, cuidando la limpieza a conciencia especialmente de aquellos lugares que son más frecuentados.

Recordó que las oficinas parroquiales mantendrán sus servicios de atención a la feligresía en los asuntos más indispensables, privilegiando la comunicación telefónica y las plataformas digitales. 

“El Señor aumente en nosotros su gracia y nos conceda, por intercesión de Santa María de Guadalupe, de San Rafael Guízar Valencia y del Beato Ángel Darío Acosta Zurita, cumplir con alegría su Santa voluntad” subrayó.

Publicidad