Si el Gobierno de Cuitláhuac García no otorga apoyos económicos y condona impuestos, en Veracruz no habrá reactivación económica por la pandemia de COVID.

Lo anterior de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), que envió a los Gobernadores de todos los estados en México una propuesta para que inicien en este 2021 sus planes de reactivación económica, la cual plantea financiamientos y apoyos fiscales.

Lo anterior ante la crisis económica más seria de las últimas décadas, señalando que los estados deben implementar medidas extraordinarias y hacer un esfuerzo excepcional con la forma en que se dirige la política social y tributaria, lo que incluye a Veracruz.

El IMCO puntualiza que se debe ayudar a las familias, los trabajadores y los negocios que hagan posible la subsistencia y la posterior recuperación económica.

La primera recomendación que alude es un plan de reactivación estatal integral que contemple un abanico de acciones que ofrezca certidumbre y ayude a contener los efectos de la crisis para familias, trabajadores y empresas.

Las acciones deben permitir que las familias mantengan sus ingresos laborales, remesas y otros relacionados con el emprendimiento informal.

Los trabajadores deben contar con algún tipo de seguro de desempleo temporal, especialmente aquellos que laboran en sectores más afectados como el turismo, los hoteles, restaurantes, espectáculos y servicios recreativos.

Te puede interesar: Niños sin clases virtuales en Uxpanapa, no tienen acceso a internet

Se añade que a las empresas se les debe apoyar con liquidez con el objetivo de mantener puestos de trabajo, lo cual implica hacer transferencias y apoyos fiscales directamente a las nóminas y condicionados a reducir al mínimo los despidos.

También ampliar la capacidad de los apoyos ya existentes. La emergencia requiere de asignar mayor presupuesto a estos rubros. Esto también implica hacer una revisión de las posibles fuentes de financiamiento.

Finalmente coordinar acciones con los gobiernos municipales y contemplar los apoyos federales existentes con la intención de complementar esfuerzos en vez de duplicarlos.

Además, se tiene que transparentar la manera en que los recursos se ejercen, de dónde salen y hacia dónde se dirigen. Tener un correcto control de los padrones de beneficiarios evita actos clientelares, malversación de recursos.

En la medida de lo posible, las acciones de apoyo deben estar diseñadas para que la gente no tenga la necesidad económica de salir a la calle y evitar aglomeraciones en las oficinas, lugares de trabajo y transporte público.

Publicidad