La indolencia y falta de empatía que mostró Jorge Winckler Ortiz, a su paso en la Fiscalía General del Estado (FGE), sigue quedando en evidencia desde que fue separado del cargo por los legisladores de la Comisión Permanente en Veracruz.

El buzón ciudadano que está a disposición en el portal de la FGE, creado para que los veracruzanos pudieran quejarse, denunciar casos de corrupción o solicitar orientación ante algún delito, recibió más de mil comentarios de la sociedad, simple y sencillamente fue ignorado por el ahora prófugo exfuncionario yunista quién únicamente abrió 3 correos, y no dio contestación a uno sólo.

Eso de procurar justicia para los veracruzanos quedó en el discurso, pero lo que es evidente es que Winckler estaba a tiempo completo cumpliendo y vigilando las instrucciones e intereses de los Yunes del Estero.

Publicidad