El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, solicitó a la Comisión Nacional de Protección Civil (CNPC) de México “acelerar” la declaratoria de emergencia en el estado, tras las afectaciones que dejó el sismo de magnitud 7.1 del pasado martes 7 de septiembre, que tuvo su epicentro 11 kilómetros al suroeste del puerto turístico de Acapulco.

Te puede interesar: Una familia completa muere sepultada en su hogar durante un deslave de tierra en México

En conferencia de prensa este viernes, Astudillo informó que el sismo provocó afectaciones en más de 2,000 viviendas; en 63 carreteras; en 13 hospitales y hoteles, respectivamente; en 35 centros educativos; y en seis centros religiosos.

Publicidad