El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lamentó este jueves que tres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa hayan sido encontrados sin vida y prometió avanzar lo más rápidamente posible en la investigación para dar respuestas a los familiares.

López Obrador explicó que en el caso están trabajando de manera conjunta tanto la Fiscalía especial como los poderes Ejecutivo y Judicial, con asesoría de expertos internacionales, porque se considera un asunto de Estado.

“Se tienen resultados, desde luego quisiéramos avanzar más para que no corra el tiempo, queremos saber sobre el lugar en donde están los jóvenes, queremos encontrarlos”, dijo en conferencia de prensa.

Te puede interesar: Asesinan a dos periodistas mexicanos en las últimas 24 horas

El mandatario agregó que “ya se tienen pruebas científicas de la ubicación de tres de ellos, lamentablemente sin vida, pero la investigación continúa”. “Vamos a conocer todo lo que sucedió y se va a hacer justicia, ese es el compromiso que tenemos. Nada lo va a impedir”, afirmó.

El caso de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa el 26 de septiembre de 2014, y que es una de las historias más estremecedoras de desaparición forzada en México, dio un vuelco esta semana con la identificación de los restos de uno de los jóvenes, Jhosivani Guerrero de la Cruz.

Con él, ya son tres los estudiantes encontrados. En diciembre de 2014, tres meses después de la masacre, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) confirmó la identidad de Alexander Mora Venancio, y en julio del año pasado, el titular de la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el Caso de Ayotzinapa, Omar Gómez Trejo, anunció la identificación de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre.

Falsas versiones

En los tres casos, la confirmación fue posible gracias al trabajo del Instituto de Genética de la Universidad de Innsbruck, en Austria, a donde fueron trasladados los restos humanos.

La identificación de Guerrero de la Cruz anunciada el martes desató una confusión porque en 2015 la entonces procuradora General de la República, Areli Gómez, informó que ya había sido encontrado.

El problema es que las autoridades de ese momento dijeron que los restos estaban en el Río San Juan (estado de Guerrero), lo que confirmaba “la verdad histórica” que quería imponer el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto.

Esa versión oficial, que hoy es conocida como “la mentira histórica”, aseguraba que policías municipales habían secuestrado y entregado a los estudiantes a miembros del Cártel Guerreros Unidos, que los terminaron matando y quemando en el basurero de Cocula y luego los tiraron en el Río San Juan, lo que fue desmentido por el Equipo Argentino de Antropología Forense y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

Pruebas

La manipulación del caso quedó demostrada con la identificación de Rodríguez Telumbre y de Guerrero de la Cruz, cuyos restos fueron encontrados en un sitio conocido como la barranca de la Carnicería, a 800 metros de donde el gobierno de Peña Nieto insistía en que habían sido tirados.

Además, la vértebra lumbar de Guerrero de la Cruz no presenta alteración térmica por alta exposición al fuego. Es decir, no fue quemado como quisieron hacer creer las autoridades.

El esclarecimiento de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa fue un compromiso de campaña del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien lo mantiene como uno de los casos de derechos humanos prioritarios de su gestión.

Publicidad